Valérie Pécresse, un verso suelto de la derecha con opciones de aspirar al Elíseo

La presidenta de la región de París es contraria a cualquier acercamiento a Le Pen y no oculta sus simpatías por iniciativas medioambientales de sus rivales

Valérie Pécresse preside la región de París desde 2015
Valérie Pécresse preside la región de París desde 2015 FOTO: CHRISTOPHE PETIT TESSON EFE

Dicen de ella que es metódica y que marca una línea propia más allá de los argumentarios de partido. Con todo a su favor para salir reelegida el próximo domingo como presidenta de la región parisina tras imponerse por mucho a sus rivales con un 34% de los votos en la primera vuelta, Valérie Pécresse se consolida como figura conservadora en una familia, la de la derecha francesa, que transita por una grave crisis desde la llegada al poder de Emmanuel Macron en 2017 y el fiasco en aquellas presidenciales del candidato conservador François Fillon por el escándalo de los empleos ficticios entre sus familiares.

Presidenta de Isla de Francia desde 2015, su mandato ha estado caracterizado por medidas como el fuerte incremento de la videovigilancia o las ayudas a los jóvenes en materias como transportes. Conservadora clásica, distanciada completamente de los postulados de la ultraderecha y, en muchas ocasiones, verso suelto de la familia conservadora cuando ha aplaudido medidas de medioambiente de sus rivales políticos.

Nacida en 1967 en la acomodada Neuilly-sur-Seine, uno de los suburbios más elitistas de París, se lanzó al ruedo político de la mano del fallecido ex presidente Jacques Chirac con tan sólo 26 años. Fue elegida como diputada dos veces, en 2002 y 2007, puesto que más tarde abandonaría en 2015 cuando ganó las regionales en Isla de Francia sucediendo al socialista Jean-Paul Huchon.

Fue ex ministra de Presupuestos en la era Sarkozy y llegó a ser la portavoz de uno de los Gobiernos del ex presidente conservador. Ahora bien, en las primarias conservadoras de 2016, hizo gala de su etiqueta de moderada apoyando la candidatura del ex primer ministro Alain Juppé.

Crítica con la línea de su partido, Los Republicanos (LR), por aproximarse en ocasiones a postulados de la ultraderecha, crea su propia formación dentro del partido llamada «Soyons Libres» (Seamos libres) en julio de 2017. Una plataforma política adscrita a los conservadores desde donde marca su propia línea, algo que le ha llevado a tener voz propia y ganar mucha popularidad en los últimos años, también entre los votantes progresistas. En junio de 2019 abandonó definitivamente Los Republicanos argumentando la imposibilidad que tiene el partido de ampliar su espectro político, una crítica contundente hacia la dirección actual.

Con ella abandonaron también la formación sus más estrechos colaboradores. Algunos sondeos le otorgan entre un 14% y un 16% si se consolidase su opción de presentarse a las presidenciales de 2022. Su candidatura, al igual que la de la alcaldesa capitalina, la socialista Anne Hidalgo, ha sido en numerosas ocasiones objeto de especulaciones en los últimos meses. Su gran triunfo en las regionales, al igual que pasó con Hidalgo en las municipales del año pasado, consolidan sus opciones.