La Princesa Amalia de los Países Bajos también será reina si se casa con una mujer

La heredera holandesa podría contraer matrimonio con alguien de su mismo sexo sin renunciar a la corona

La Princesa Amalia de Holanda
La Princesa Amalia de HolandaPatrick van KatwijkGTRES

Una nueva hornada de reinas consortes sin pizca de sangre azul han modernizado las monarquías europeas, pero ¿hasta qué punto pueden éstas adaptarse a los usos y costumbres de los nuevos tiempos sin traicionar su esencia?

Holanda parece ser el primer país que se lo ha planteado ante el auge de los denominados nuevos modelos de familia. El primer Estado del mundo que reconoció hace 20 años los matrimonios homosexuales asegura ahora que si la Princesa heredera, Amalia de Holanda, quisiera casarse con una mujer no tendría por qué renunciar al trono. Aunque la joven tiene sólo 17 años y públicamente no ha hablado de sus preferencias sexuales ni tiene intención de contraer matrimonio, un libro publicado sobre la heredera el mes pasado ha abierto el debate.

Ha sido el primer ministro del país, el liberal Mark Rutte, el que ante una pregunta de un diputado de su partido ha aclarado que la joven no se vería obligada a abdicar si decidiese elegir esposa y no esposo. «El Gobierno cree que el heredero también puede casarse con una persona del mismo sexo y no ve un obstáculo legal permitir el matrimonio de un heredero con una persona de mismo sexo», explicó Rutte

A pesar de la aclaración, esta hipótesis abre nuevos interrogantes, ya que una de las principales tareas de los herederos es asegurar la continuidad dinástica. En ese aspecto, el primer ministro considera que debería quedar claro quiénes son los hijos del matrimonio. Esto abriría la puerta a reconocer a los descendientes si provienen de una adopción o si han sido concebidos a través de técnicas de reproducción asistida como donantes de esperma o maternidad subrogada. Hasta el momento, la Constitución del país tan sólo reconoce como herederos al trono a aquellos hijos concebidos de manera biológica dentro del matrimonio real.

Ante lo peliagudo del asunto, serían el gobierno y las dos Cámaras quienes tendrían que analizar la sucesión. «Eso depende demasiado de los hechos y circunstancias del caso específico que, como también se puede ver con respecto al derecho de familia, puede cambiar con el tiempo», respondió Rutte.

No es la primera vez que se plantea esta cuestión, aunque las opiniones han cambiado. En 2001, el entonces secretario de Estado de Justicia, Job Cohen consideró que un matrimonio homosexual era incompatible con el carácter hereditario de la monarquía, ya que dos personas del mismo sexo no podrían tener hijos biológicos.

En todo caso, el debate evidencia cómo una nueva generación de jóvenes herederas europeas pueden acabar rompiendo moldes a pesar de pertenecer a un mundo sustentado por la tradición. Hasta el momento, la joven Amalia de Holanda se ha caracterizado por la discreción. Sus profesores la describen como una alumna aplicada y que tiene buena relación con sus compañeros. Uno de sus peores momentos tuvo lugar cuando sufrió el acoso a través de las redes sociales de un hombre de 32 años que se había obsesionado con ella. Fue condenado a tres meses de prisión y a tratamiento psiquiátrico durante un máximo de cuatro años.