“No podemos vacunar a todo el planeta cada seis meses”, avisa el director del Centro de Vacunas de Oxford

Andrew Pollard se muestra contrario a la cuarta dosis de refuerzo hasta que no haya más evidencias

Imagen del primer participante en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 BNT162, que están desarrollando Pfizer y BioNTech
BIONTECH
  (Foto de ARCHIVO)
01/01/1970
Imagen del primer participante en los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 BNT162, que están desarrollando Pfizer y BioNTech BIONTECH (Foto de ARCHIVO) 01/01/1970 FOTO: Servicio Ilustrado (Automático) BIONTECH

El director del Centro de Vacunas de OxfordAndrew Pollard, ha advertido a los líderes mundiales que “no podemos vacunar a todo el planeta cada seis meses” porque no es “sostenible”. Pollard, que lideró el diseño de la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19 y es el presidente del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización en Reino Unido, cree que no se debe suministrar una cuarta dosis de refuerzo contra el coronavirus hasta que no haya nuevas evidencias de los posibles resultados.

A juicio del experto británico, no tiene sentido tratar de detener todas las infecciones de covid y anticipó que “en algún momento, la sociedad tiene que abrirse”, a pesar de la amenaza constante de ómicron. “Cuando lo hagamos, habrá un período con un aumento en las infecciones, por lo que el invierno probablemente no sea el mejor momento. Pero esa es una decisión de los responsables políticos, no de los científicos“, explicó Pollard en una entrevista en el diario The Daily Telegraph.

Cabe recordar que en los 12 meses transcurridos desde que se inyectó la primera vacuna de AstraZeneca al ciudadano Brian Pinker, de 82 años, en todo el mundo se han administrado 9.000 millones de dosis de contra la covid.

En una entrevista con Sky News, el profesor Pollard también afirmó que aún es demasiado pronto para decir si las futuras variantes del coronavirus serán más leves que las que surgieron antes en la pandemia. “No creo que podamos estar seguros en este momento de que las versiones futuras del coronavirus, los hijos e hijas de ómicron, vayan a causar una enfermedad leve”.

Pollard, a pesar de todo, se mantiene en una actitud optimista frente a la marcha de la pandemia. Se apoya en varios argumentos. Distintos estudios demuestran que ómicron es más leve que otras cepas, algo que certifica un informe británico que revela que el riesgo de hospitalización es entre un  50 y un 70 por ciento más bajo que con Delta. Además, los medios británicos aseguran que pese al alto índice de contagios, las admisiones hospitalarias están disminuyendo en Londres por primera vez desde que surgió la mutación.

La visión positiva de Pollard contrasta con el análisis que ha hecho el director ejecutivo de la Confederación del NHS, el sistema sanitario público de Reino Unido, Matthew Taylor, quien advirtió que aún es demasiado pronto para conocer la tendencia de ómicron. “Aunque los datos en torno a ómicron parecen positivos, aún no son confiables y no lo serán hasta que este período estacional termine realmente”, ha escrito en un blog.