Putin pide calma a los países vecinos: “No agraven la situación”

El presidente ruso trata de tranquilizar: “No vemos ninguna necesidad aquí de agravar o empeorar nuestras relaciones”

Putin en una videoconferencia en el Kremlin
Putin en una videoconferencia en el Kremlin FOTO: Andrei Gorshkov AP

El presidente Vladimir Putin instó este viernes a los países vecinos de Rusia a no aumentar las tensiones, ocho días después de que Moscú enviara sus fuerzas a Ucrania. “No hay malas intenciones hacia nuestros vecinos. Y también les aconsejaría que no escalen la situación, que no introduzcan ninguna restricción. Cumplimos con todas nuestras obligaciones y las seguiremos cumpliendo”, dijo Putin en declaraciones televisadas.

“No vemos ninguna necesidad aquí de agravar o empeorar nuestras relaciones. Y todas nuestras acciones, si surgen, siempre surgen exclusivamente en respuesta a algunas acciones hostiles, acciones contra la Federación Rusa”.

Putin apareció en la televisión participando en un acto online desde su residencia en las afueras de Moscú, en una ceremonia de izamiento de la bandera de un ferry en el norte de Rusia.

El inquilino del Kremlin ha amenazado en los últimos días a Finlandia y Suecia para impedir que estos dos países pidan la integración en la OTAN. Las palabras que ha lanzado este viernes son interpretados por analistas como una manera de frenar una respuesta agresiva hacia Moscú.

Precisamente hoy los ministros de Exteriores de la OTAN, que se reúnen de forma extraordinaria este viernes en Bruselas para abordar la invasión rusa en Ucrania, han mostrado su rechazo a implementar una zona de exclusión aérea sobre el territorio ucraniano, como le ha solicitado Kiev. “Una zona de exclusión aérea significa que la OTAN estaría en un conflicto, dado que serían las fuerzas de la OTAN las que aplicarían esa zona de exclusión”, señaló el ministro checo de Exteriores, Jan Lipavsky, ante la prensa a su. Según dijo, “la OTAN no debería ser arrastrada a este conflicto”. “La OTAN es una organización defensiva y tenemos que defender a nuestros miembros, esa es nuestra tarea”, declaró.

En cualquier caso, recordó que la República Checa y otros estados “están suministrando armas a Ucrania, de manera que Ucrania pueda aplicar su zona de exclusión aérea. Esto es una solución apropiada”, argumentó. El ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, afirmó que discutirían la posibilidad de la zona de exclusión aérea durante la reunión y que expondría la posición de España a sus homólogos.

“Estamos aquí para abordar la situación actual que es muy grave, muy grave. Estoy impactado, a nivel personal, por la operación militar rusa en territorio de Ucrania y la manera en que han atacado una planta nuclear. Es una situación muy grave y tenemos que afrontarla”, insistió el titular checo a raíz de los combates en la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la mayor de Europa.

A nivel de Estado miembro de la Unión Europea, Lipavsky afirmó que van a seguir discutiendo sanciones contra Moscú y asegurándose de que “toda la comunidad internacional entiende que esto es una grave violación de cualquier ley internacional imaginable, e incluso de la regulación nuclear”.

El ministro croata, Gordon Grlic Radman, rindió homenaje a los ucranianos por su sacrificio y sufrimiento en esta guerra, instó a Rusia a retirar sus tropas y coincidió con sus homólogos en que la OTAN es una “alianza defensiva” y que “queremos evitar el enfrentamiento”. “La nuestra es una alianza defensiva, no buscamos conflicto, pero si el conflicto viene a nosotros, estamos preparados para ello y defenderemos cada centímetro del territorio de la OTAN”, aseguró por su parte el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.

El ministro finlandés de Exteriores, Pekka Haavisto, que participa como invitado en la reunión aunque su país no sea miembro de la OTAN, reconoció que la opinión pública de Finlandia está “moviéndose” y “volviéndose más favorable” a entrar en la Alianza, pero recalcó que no es el momento de tratar ese asunto, sino de debió en “la solidaridad con Ucrania”.

En cualquier caso, recalcó que Finlandia “es responsable de su propia política de seguridad”, tras las amenazas de Moscú a Helsinki si decide entrar en la OTAN. También dijo que la idea de que hay combates en los alrededores de una central nuclear “da mucho miedo” y manifestó su esperanza de que las tropas rusas detengan la lucha en esa zona.

El titular rumano, Bogdan Aurescu, dijo que la OTAN debe responder con una “consolidación” del refuerzo en su parte este y “acelerar lo más posible” la creación del nuevo batallón que la Alianza está desplegando en Rumanía, bajo liderazgo de Francia.

La ministra de Exteriores de Canadá, Mélanie Joly, aseguró que se debe “poner la máxima presión” sobre el presidente ruso, porque “ése es el único modo de asegurar que esta locura pare”, pero recalcó que “la línea roja " de Canadá es “asegurar que no se desencadene un conflicto internacional”, tras ser preguntada por el hipotético establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Ucrania.

“Obviamente, eso es algo que tenemos en cuenta al tomar nuestras decisiones. Al mismo tiempo, queremos asegurar que los escenarios se debaten”, comentó. La OTAN “no es parte del conflicto, es una alianza defensiva, no buscamos guerra, conflicto con Rusia”, afirmó el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, quien defendió al mismo tiempo “asegurándonos de que no hay malentendidos” y reforzar el flanco este con “una presencia defensiva”.