Aislado en una jaula de cristal subterránea desde 1979: Así vive el verdadero Hannibal Lécter

Robert Maudsley, considerado el hombre más peligroso de Reino Unido, acabó con la vida de un preso y se comió parte de su cerebro

Robert Maudsley es considerado el preso más peligroso de Reino Unido e inspiró al personaje de Hanibbal Lecter de "El silencio de los corderos"
Robert Maudsley es considerado el preso más peligroso de Reino Unido e inspiró al personaje de Hanibbal Lecter de "El silencio de los corderos" FOTO: La Razón (Custom Credit)

Cuando los millones de espectadores presenciaron la inquietante y exitosa película “El silencio de los corderos”, dirigida por Jonathan Demme y protagonizada por Jodie Foster y Anthony Hopkins, nunca podían imaginar que el personaje principal, Hannibal Lécter, estaba inspirado en un personaje real. Y menos en un asesino que aun sigue con vida.

Pero como en muchas otras ocasiones, la realidad supera a la ficción. El verdadero Lecter es Robert Maudsley, de 68 años, considerado como el preso más peligroso de Reino Unido. Al igual que el protagonista de la película, vive desde hace 43 años bajo la prisión de Wakefield, aislado en una jaula de cristal antibalas de 5,5 x 4,5 metros única en el mundo. La única luz natural que recibe es en la hora que tiene para salir al exterior a hacer ejercicio, pero no mantiene contacto con ningún preso sólo con los seis guardias que lo custodian.

Robert Maudsley, el Hannibal Lecter británico
Robert Maudsley, el Hannibal Lecter británico

El único mobiliario que hay en su celda son una mesa y una silla, ambas hechas de cartón comprimido y el inodoro y el lavabo están fijados fuertemente al suelo. La cama de Maudsley es una piedra de hormigón y la puerta está hecha de acero sólido, que se abre desde dentro de una jaula dentro de la celda. La jaula está rodeada de gruesos paneles acrílicos transparentes y tiene una pequeña abertura en la parte inferior, a través de la cual los guardias pasan al asesino en serie sus comidas.

Para llegar hasta esta situación, pasaron muchas cosas en la vida de Maudsley. Nació en Toxteth (Liverpool) en junio de 1953 y pasó sus primeros años en el orfanato católico de Merseyside junto a tres de sus hermanos. A los 8 años comenzó su verdadera tortura. Sus padres reclamaron a sus hijos y se lo llevaron a casa. Su madre era adicta a la cocaína y su padre tenía problemas con el alcohol. Durante años, su padre los sometió a abusos físicos. Maudsley era el que se llevaba la peor parte porque muchas veces salía en defensa de sus hermanos, lo que enfurecía a su padre y lo castigaba con mayor dureza.

Imagen del orfanato de Merseyside
Imagen del orfanato de Merseyside FOTO: La Razón (Custom Credit)

El sometimiento fue tal que llegó a estar encerrado en una habitación durante seis meses y la única visita que recibía era la de su padre para someterlo a grandes palizas. “Nuestros padres nos llevaron a casa y éramos sometidos a abusos casi todos los días. Casi siempre nos daban una paliza y nos enviaban a nuestra habitación”, explicó en una ocasión y dijo que “lo que más recuerdo de esos momentos eran las palizas. Una vez estuve encerrado en mi habitación por seis meses. Mi padre sólo abría la puerta para golpearme. Creo que lo hacía entre cuatro y seis veces por día. Una vez rompió un rifle de aire comprimido en mi espalda”.

A los 16 años fue trasladado a una casa de acogida de Londres, periodo en el que comenzó a coquetear con la cocaína y la marihuana. Para costearse el consumo comenzó a prostituirse. Tras varios intentos de suicidio, fue obligado a buscar ayuda psicológica. A los médicos les decía que oía voces que le decían que matara a sus padres. También reconoció que abusaron sexualmente de él durante su infancia.

Posteriormente, llegó a decir que si “hubiera matado a mis padres en 1970 no habría muerto ninguna persona más”. Sus víctimas eran asesinos y pedófilos. Sólo mataba a criminales, eso sí, con una sangre fría y brutalidad nunca vista antes.

La celda es muy similar a la de Hannibal Lecter en "El silencio de los corderos"
La celda es muy similar a la de Hannibal Lecter en "El silencio de los corderos"

Su primer crimen y el único que cometió fuera de prisión fue a los 21 años. Un pedófilo llamado John Farrel contactó con él para mantener relaciones sexuales. Farrel le mostró unas fotografías de niños de los que había abusado y desató la ira de Maudsley que lo estranguló de forma muy violenta. Durante el juicio fue condenado a cadena perpetua y los médicos forenses recomendaron que nunca fuera liberado por sus terribles problemas psicológicos.

Ese fue el crimen que le llevaría hasta el hospital psiquiátrico de alta seguridad de Broadmoor. Allí fue donde cometió su segundo y monstruoso crimen. En 1977 se puso de acuerdo con otro recluso y lograron encerrar en su celda a David Cheeseman, condenado por pedofilia. Lo torturaron hasta la muerte durante nueve horas.

Este crimen fue el que provocó su traslado a Wakefield, conocida como “mansión monstruosa”, por albergar a los presos más peligrosos del país, pero esto no le detuvo y en 1978 cometió dos asesinatos más. El primero de ellos fue Salney Darwood, condenado por torturar a su mujer. Le invitó a su celda y le golpeó en la cabeza y lo acuchilló hasta la muerte.

Después, invitó a varios presos más, pero ninguno aceptó. Así que salió a la caza de una segunda víctima y logró acorralar a Bill Roberts, encarcelado por violar a una niña de 7 años. Maudsley lo mató clavándole una cuchara afilada en la oreja y en el cerebro. Cuando los funcionarios del centro llegaron dijeron que se había comido el cerebro de su víctima.

Esto no llegó nunca a demostrarse pero a partir de ese momento, Maudsley sería conocido como “Hannibal, el caníbal”. Cuando Maudsley estuvo seguro de que Roberts había muerto, se acercó tranquilamente a un guardia de la prisión y le dijo que esa noche habría dos menos para cenar y que los próximos asesinatos no tardarían en llegar.

Tras estos crímenes, buscaron la forma de que no volviera a hacer daño a nadie y construyeron la celda de aislamiento de cristal acorazado en el sótano del centro penitenciario. Para 1983, estaba listo. La celda se denominó “la jaula de vidrio”, ya que era muy similar a la prisión en la que Hannibal Lecter se encontraba en “El silencio de los corderos”.

Maudsley es el británico que más tiempo ha estado en aislamiento de la historia de Reino Unido, con más de dijo que se sintió “atormentado” en confinamiento solitario. Aficionado a la música clásica, amante de la lectura, el arte y la poesía, tiene un alto coeficiente intelectual.

Imagen del videojuego de guerra "Call of Duty"
Imagen del videojuego de guerra "Call of Duty"

En el año 2000 solicitó una rebaja del plazo que debía estar en aislamiento pero fue rechazada. Para aguantar mejor la soledad llegó a pedir permiso para jugar a juegos de mesa con los guardias o un periquito. También dijo que si se lo denegaban, que le proporcionaran una cápsula de cianuro para acabar con su vida. Lo único que ha logrado en este tiempo es una PlayStation y se sabe que pasó su 64 cumpleaños disfrutando del “Call of Duty”, un juego de guerra.

En 2003 escribió lo que sentía después de tanto tiempo encerrado: “Las autoridades de la prisión me ven como un problema, y su solución ha sido ponerme en confinamiento solitario y tirar la llave, enterrarme vivo en un ataúd de concreto. No les importa si estoy enojado o mal. No saben la respuesta y no les importa siempre y cuando me mantengan fuera de la vista y de la mente. Me dejan estancar, vegetar y retroceder; afrontar mi solitario enfrentamiento con personas que tienen ojos pero no ven y que tienen oídos pero no oyen, tienen bocas pero no hablan. Mi vida en solitario es un largo período de depresión ininterrumpida”.

En una entrevista llegó a decir que “ya no tengo esperanza por nada, no tengo nada que esperar. Ningún oficial se interesa por mí y sólo les preocupa que cuando abren la puerta regrese a mi celda cuanto antes. Creo que un oficial podría detenerse y hablar un poco, pero nunca lo hacen y en estos pensamientos es en lo que paso la mayor parte del tiempo. Esto es como volver a mi infancia, a la habitación en la que estuve encerrado durante seis meses y eso me atormenta”.