Publicidad
Publicidad
Internacional

Los “chalecos amarillos” desafían a Macron con nuevos disturbios en París

Los agentes han utilizado gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. El presidente francés Emmanuel Macron anunciará el jueves bajadas de impuestos.

Los agentes han utilizado gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. El presidente francés Emmanuel Macron anunciará el jueves bajadas de impuestos.

Publicidad

Tras una semana marcada por el incendio de Notre Dame, los «chalecos amarillos» volvieron a ocupar ayer las calles de París. La 23ª jornada de movilizaciones estuvo dominada por un grito: «¡Revolución!». El ministro del Interior anunció la víspera que esperaban un «sábado negro», porque los servicios de información habían detectado una fuerte movilización de grupúsculos ultrarradicales que esperaban repetir una jornada como la del 17 de marzo, en la que saquearon los Campos Elíseos.

Efectivamente, los «black bloc» se infiltraron en las manifestaciones, a pesar de que se habían realizado más de 20.000 controles de identidad preventivos y de que 227 personas fueron detenidas por portar elementos caracterizados como armas. Protagonizaron actos violentos como la destrucción de mobiliario urbano y algún comercio, así como la quema de numerosos cubos de basura, motos y algún coche, pero a las siete de la tarde, en la Plaza de la República, donde terminaba la manifestación, los «chalecos amarillos» habían abandonado la plaza y la circulación quedó restablecida a pesar de que siguió un fuerte dispositivo policial.

Según el Ministerio del Interior, la movilización de ayer reunió a 27.900 participantes, de los que 9.000 se encontraban en París, que había sido elegida como lugar principal de encuentro.

El jueves, Emmanuel Macron dará su respuesta a los manifestantes. El presidente anuló el lunes el discurso que había preparado a causa del incendio de la catedral de París, y ha optado por anunciar sus medidas a través de una gran conferencia de prensa en el Elíseo. Un ejercicio habitual en Nicolas Sarkozy o François Hollande, pero al que Macron no había querido someterse. Entretanto, se han filtrado las medidas que pensaba anunciar y ha desaparecido el efecto sorpresa. Entre otras figura una reducción de impuestos para las clases medias, la revalorización de las pensiones, la organización de referéndum de iniciativa ciudadana o la anulación de cierres de colegios u hospitales.