Al menos 15 muertos en una estampida en un reparto de ayuda en Marruecos

La mayoría de las víctimas son mujeres. Se produjo una avalancha humana en el reparto de alimentos en Sidi Bulaalam, uno de los municipios más deprimidos y con menos recursos del vecino Marruecos

Imagen posterior a la estampida humana en el mercado de Sidi Bulaalam

La mayoría de las víctimas son mujeres. Se produjo una avalancha humana en el reparto de alimentos en Sidi Bulaalam, uno de los municipios más deprimidos y con menos recursos del vecino Marruecos.

Lo que iba a ser una simple distribución de comida en un mercado de un pequeño pueblo marroquí se ha convertido en una tragedia que se ha saldado con víctimas mortales tras una enorme y angustiosa estampida. Las duras imágenes del desenlace dejan constancia de la magnitud de la fatalidad. La mayoría de los presentes acusa de la falta de autoridades presentes durante el reparto de alimentos así como a que los organizadores se vieron desbordados por los asistentes.

Según confirmaba ayer el Ministerio del Interior marroquí, el incidente se ha cobrado la vida de al menos 15 personas. Además, otras 38 resultaron heridas en la avalancha producida durante el reparto de alimentos en la localidad de Sidi Bulaalam, en la provincia de Esauira (a unos 600 kilómetros al sur de Rabat).

De acuerdo a las informaciones de medios locales, unas 800 personas, en su mayoría mujeres, acudieron en masa hasta los puestos de distribución gratuita de alimentos. Los organizadores, completamente desbordados ante la multitud de personas que querían comida, no supieron cómo canalizar a la masa que se precipitaba en busca de alimentos entre empujones y forcejeos, desencadenando así una mortal estampida humana.

Vídeos publicados en diferentes redes sociales muestran el pánico que se vivió en el lugar de los hechos, donde los servicios médicos atendían a los heridos que, después serían trasladados por las ambulancias.

La mayoría de las víctimas y heridos son mujeres, niños y ancianos, según informaciones recogidas en distintos medios locales que, en algunos casos, aumentan la cifra de muertos a 18, entre los que se encuentran 15 mujeres de aproximadamente unos 40 años y tres niños. Los heridos, que fueron trasladados al centro de salud de Tafatacht, aumentaron a 38 al cierre de esta edición. De hecho, dos mujeres que se encontraban en estado crítico fueron ingresadas después en el Hospital Universitario de Marrakech.

A petición de la Fiscalía marroquí, se ha abierto una investigación judicial para establecer las causas del accidente y determinar responsabilidades, mientras que el Ministerio del Interior ha decidido iniciar otra pesquisa oficial en paralelo para dilucidar qué ocurrió ayer.

Aunque no hay confirmación por parte de las autoridades marroquíes, la mayoría de medios locales apuntan al imán Abdelkarir el Hadidi como el responsable del reparto de alimentos. El Hadidi es un hombre adinerado de la región que tenía como objetivo ayudar a las familias más pobres de la zona. Incluso portales informativos como Al Yaoum 24 hablaron directamente con él, que en la actualidad vive en Casablanca. El Hadidi se defendió ayer al reconocer que todo lo que se hizo en Sidi Bulaalam se hizo en el marco de la ley.

Pobreza extrema

De hecho, Sidi Bulaalam es uno de los pueblos más pobres de todo Marruecos. Cabe recordar que en el país vecino 1,6 millones de personas se encuentran en situación de pobreza absoluta. De las cuales, el 79,4% viven en el mundo rural según un estudio hecho por el oficial Alto Comisariado del Plan (HCP, por sus siglas en francés). El último informe de la ONU revela que en Marruecos, con una población de unos 35 millones, cinco millones de habitantes viven con poco más de 1 euro al día y el sueldo mínimo legal no supera los 55 dirhams al día, es decir unos 5 euros. Las áreas rurales siguen siendo las más afectadas, donde un 5% de los niños sufre desnutrición. Esta pobreza ha causado la muerte de 20.000 niños marroquíes menores de cinco años.

El mes pasado el rey Mohamed VI despidió a los tres ministros de Educación, de Planificación y Vivienda después de que una agencia económica encontrara «desequilibrios» en la implementación de un plan de desarrollo para combatir los estragos de la pobreza extrema en la región del Rif.

Fuentes marroquíes confirmaron a este periódico que Mohamed VI había dado instrucciones de aportar la ayuda y el respaldo necesario a las familias de las víctimas y los heridos. Asimismo, el monarca marroquí ha anunciado que se hará cargo personalmente de los entierros de las víctimas y de todos los gastos que tengan los heridos. «Su Majestad el Rey Mohamed VI dio sus altas instrucciones a las autoridades competentes para tomar todas las medidas necesarias con vistas a aportar la ayuda y el apoyo necesarios a las familias de las víctimas y a los heridos de este incidente», recogía posteriormente la agencia de noticias oficial MAP.