Al menos 30 civiles muertos en un bombardeo de la coalición saudí en el norte de Yemen

Al menos 30 civiles yemeníes han muerto en un bombardeo de la coalición contrainsurgente liderada por Arabia Saudí sobre el mercado de Aahem, en la provincia de Hajjah (norte), según ha informado la agencia de noticias yemení Saba, afín a los insurgentes huthis. “El enemigo saudí ha atacado a ciudadanos cuando estaban comprando en el mercado de Aahem”, ha informado desde Hajjah un responsable del aparato de seguridad en declaraciones a la agencia Sana.

Vecinos de la zona han confirmado que se ha producido un ataque aéreo sobre el mercado. Las milicias huthis han acordonado la zona y trasladan ya a las víctimas a los hospitales. Por el momento no hay comentarios de la coalición liderada por Arabia Saudí.

Saba ha informado además de que los huthis han lanzado varios cohetes contra posiciones del Ejército saudí, como la base de Al Sharafa, los carros de combate ubcados en la zona de Al Joba y el aeropuerto militar cercano a la ciudad de Najran en represalia por la “agresión saudí” sobre Yemen.

Un militar saudí habría muerto en una torre de vigilancia de Dhahran Aseer, donde también fue destruido un vehículo militar blindado. En Al Majrooq fue destruido un carro de combate y decenas de militares resultaron heridos por fuego de artillería y de cohetes, siempre según Saba.

En marzo Arabia Saudí y varios de sus aliados lanzaron una ofensiva aérea contra las milicias huthis y las fuerzas aliadas afines al expresidente Alí Abdulá Salé que han tomado la práctica totalidad del norte y el sur del país y obligado a exiliarse al presidente reconocido por Riad, Abdo Rabbu Mansur Hadi.

Mientras, la ONU intenta a través de su enviado especial para Yemen, Ismail Uld Cheij Ahmed, una tregua durante el mes santo musulmán del Ramadán, que termina el 17 de julio con el fin de facilitar la distribución de ayuda humanitaria.

Uld Cheij Ahmed tiene previsto desplazarse este domingo hasta Saná para entrevistarse con representantes huthis tras los contactos mantenidos en Mascate, Omán. Allí, los saudíes habrían pedido garantías de que los huthis no aprovecharán la tregua para avanzar hacia zonas controladas por las fuerzas leales a Hadi en el sur y el este del país.