Política

Al menos dos muertos en un tiroteo en un mercadillo navideño en Estrasburgo

El autor de los disparos, identificado como Chérif C., tiene 29 años y está fichado por delincuencia común

Vista de mantas con las que se cubrió a los heridos y muertos tras el tiroteo
Vista de mantas con las que se cubrió a los heridos y muertos tras el tiroteo

El autor de los disparos, identificado como Chérif C., tiene 29 años y está fichado por delincuencia común. Francia eleva su nivel de alerta antiterrorista y refuerza sus fronteras.

Francia ha sido golpeada por un nuevo atentado, esta vez la ciudad castigada es Estrasburgo. Un hombre armado abrió fuego sobre las ocho de la tarde cerca del Mercadillo de Navidad, instalado en el centro de la capital alsaciana. El autor del tiroteo que anoche causó dos muertos y dejó a otra persona en estado de muerte cerebral gritó "Allahu akbar"("Alá es el más grande"), según los testimonios recogidos, indicó hoy el fiscal antiterrorista, Rémi Heitz. El fiscal, quien aseguró que la mitad de los doce heridos están entre la vida y la muerte, agregó que el sospechoso fue herido por militares de la patrulla Sentinelle en su huida.

Se ha desplegado un gran dispositivo de búsqueda del fugitivo, incluidos registros en lugares que frecuentaba, que ha llevado a la detención de cuatro personas de su entorno, que continúan bajo arresto, dijo. Heitz indicó que el autor de la matanza, que identificó como Chérif C. y que nació en Estrasburgo hace 29 años, profirió proclamas islamistas durante su recorrido por las calles del centro de la capital alsaciana.

Con un arma automática y un cuchillo atacó a varios viandantes y, posteriormente, se enzarzó en un tiroteo con cuatro militares del dispositivo antiterrorista que patrullaban por la ciudad, que respondieron y le hirieron en un brazo.

Logró escapar en un taxi

Pero Chérif C. logró escapar y tomó un taxi, y pidió que le condujera al barrio de Neudorf, sin especificar una dirección correcta. En el camino, señaló el fiscal, el sospechoso, que iba dirigiendo al taxista, le confesó haber disparado y haber matado "a diez personas", al tiempo que justificó su acto.

También reveló al taxista que la policía había registrado esa misma mañana su domicilio y que había hallado en él una granada, lo que permitió a los investigadores identificarle rápidamente.

Tras bajar del taxi se cruzó con un grupo de agentes de policía, con quienes mantuvo un tiroteo, aunque logró escapar y desde entonces está siendo buscado por la policía.

Condenado 27 veces

Heitz aseguró que Chérif C. ha sido condenado 27 veces, la mayor parte de ellas en Francia, pero también en Alemania y en Suiza, siempre por robos y por actos violentos. En varias ocasiones entró en prisión y fue ahí, según el fiscal, donde se produjo su radicalización islámica y donde comenzó a practicar un proselitismo religioso. Actitudes que fueron detectadas por la administración penitenciaria, lo que llevó a su inclusión en el registro de sospechosos radicales y a vigilarle.

Alerta terrorista

El ministro francés del Interior, Christophe Castaner, anunció que el gobierno ha decidido reforzar su nivel de alerta antiterrorista. Castaner detalló que se ha pasado a un nivel de "urgencia por atentado"con un control reforzado en las fronteras, controles incrementados en el conjunto de mercados de Navidad y una movilización todavía mayor del dispositivo antiterrorista Sentinelle en el conjunto del territorio. Al menos 350 gendarmes y policías se hallan movilizados en la operación de busca y captura, apoyados por medios aéreos y por las brigadas de intervención del RAID, BRI y los militares de la operación Sentinelle.

La narración de los heridos

El autor del atentado llegó al perímetro del mercado de Navidad por el puente del Corbeau, se dirigió hacia la calle Orfèvres, y allí abrió fuego hiriendo a varias personas que se encontraban en la calle y en las terrazas.

Jonathan, camarero, se encontraba en esos momentos sirviendo a sus clientes cuando oyó una fuerte detonación y salió a la calle corriendo pensando que se había caído el stock que tenía en la acera: «Cuando he llegado sobre la terraza he visto un cuerpo en el suelo, con sangre, contaba anoche en BFMTV, he avanzado un poco y he visto a una persona que se iba corriendo, con un arma en la mano». Jonathan volvió a oir de nuevo tiros, y se volvió corriendo para refugiarse en su restaurante, cerro las puertas, y todos los clientes se tiraron al suelo, a la espera de que el peligro pasara.

Inmediatamente, las fuerzas de seguridad acordonaron la zona, y comenzó la caza al hombre, ayudados por varios helicópteros que sobrevolaban la ciudad. Antes de huir, el atacante fue herido por una patrulla de soldados de la operación Sentinelle que vigilaba el Mercado de Navidad, y se refugió en la zona de Neudorf, al sur de Estrasburgo.

El teniente alcalde de Estrasburgo, Alain Fontanel, que se encontraba en las inmediaciones del mercado de Navidad cuando se produjo el tiroteo, inmediatamente pidió a todos los ciudadanos que no salieran de casa hasta que la situación no hubiera quedado clarificada. Miles de personas quedaron confinadas en el interior de distintos recintos, como el deportivo Rhenus donde se celebraba un partido de baloncesto, en la Opera, en bibliotecas, cines o el Parlamento Europeo.

El mercado de Navidad de Estrasburgo tiene una afluencia de 2 millones de personas al año, y aunque los ataques no han tenido lugar en el interior, sí ha sido en la proximidad, donde hay muchos restaurantes y comercios.

En el año 2000, ya se logró desbaratar un proyecto de atentado con bomba en esta zona, junto a la catedral de Estrasburgo.

Cuando tuvieron lugar los atentados de París en noviembre de 2015, en las cafeterías y la Sala de cinciertos de Bataclán, se barajó la posibilidad de suspender el mercadillo, pero era una forma de dar razón a los terroristas, y las autoridades decidieron mantenerlo abierto, como han seguido haciendo cada año.

Entre los heridos se encuentra un militar que participaba en la operación Sentinelle, una operación del ejército desplegado tras los atentados de enero de 2015 en Francia para hacer frente a la amenaza terrorista protegiendo los sitios considerados sensibles, como es el Mercadillo de Navidad, que cada año atrae a dos millones de personas por estas fechas.

Grupos vinculados con el Estado Islámico (DAESH) han publicado den las últimas semanas carteles en redes sociales como Telegram en los que anunciaban ataques contra la Navidad Cristiana entre ellos los mercadillos como el de Estrasburgo. Este tipo de objetivos forman parte de la estrategia de los yihadistas de atacar a otras religiones entre ellos la musulmana en su interpretación más rigorista, como ocurrió en su día en la ciudad de Berlín y en más recientemente contra cristianos coptos en Egipto, informa J. M. Zuloaga.