Amina, la activista tunecina, rompe con Femen por ser «islamofóbica»

La activista Amina Sbui
La activista Amina Sbui

El movimiento feminista ucraniano Femen confirmó ayer la ruptura con la activista tunecina Amina Sbui por sus divergentes opiniones respecto a la estrategia a seguir en los países islámicos. Horas antes, la propia Amina había asegurado a «The Huffington Post Magreb» que no quería que su nombre estuviera asociado a una organización «islamofóbica». La joven tunecina, que se encuentra en libertad condicional porque en mayo fue detenida por escribir, precisamente, la palabra «Femen» en la pared de un cementerio, criticó las acciones de sus compañeras, como la de gritar «Amina Akbar, Femen Akbar» –(Allahu Akbar es en árabe Alá es el más grande)– frente a la embajada tunecina en Francia o la de quemar un «Tawhid» frente a la mezquita de París. Amina estuvo dos meses en una cárcel y sus compañeras hicieron estos actos en solidaridad con ella, pero a la tunecina le parece que «hay que respetar la religión de cada uno». Amina reconoció a la web Tunisia Live que las acciones de Femen en Túnez eran contraproducentes y que la única solución en el país árabe es la anarquía.