Andrés Velásquez: «Ni me voy a esconder ni voy a huir del país. Seguiremos nuestra lucha»

Andrés Velásquez / Diputado y candidato a gobernador en el Estado de Bolívar

La RazónLa Razón

Un tribunal venezolano ha prohibido abandonar el país a una decena de dirigentes opositores como Andrés Velásquez, diputado y candidato a gobernador por el Estado de Bolívar. Antes de entrar a la importante reunión de la MUD para decidir cómo responderán ante el congelamiento del revocatario, Velásquez respondió a las preguntas de LA RAZÓN.

–¿Cuál va a ser la estrategia de la oposición?

–Anunciaremos los pasos que vamos a dar. Pero ya le digo que todas nuestras acciones de aquí en adelante estarán dirigidas a restablecer la democracia en Venezuela, en el marco de la paz y la Constitución. El Gobierno, con esta decisión, nos ha provocado. Lleva unos días de provocación para ver si abandonábamos el referéndum poniéndole obstáculos. Primero, exigió que el 20% fuera por Estado (y no a nivel nacional). Al decir: «Seguimos», han recurrido a tribunales penales y de provincia que, alineados en una operación política, a la misma hora y con la misma redacción del documento, cinco tribunales lo suspenden. Además, a la dirigencia más destacada de la MUD, entre ellos yo, se nos prohíbe salir del país.

–¿Es una medida disuasoria? ¿En Bolívar se esperaba que la recogida de firmas alcanzara el 20%?

–Sí, exactamente. Es un Estado seguro donde se iba a recoger, a pesar de las dificultades, más del 20%. En mi caso, se busca la prisión y la inhabilitación política.

–Además del miedo por el rumbo que ha tomado el país, ¿teme por su vida? ¿Podrían detenerlo?

–Ni me voy a esconder ni voy a huir del país. Que salgan ellos adelante a hacer lo que quieran. Seguiremos nuestra lucha. Venezuela vive una dictadura, se lo digo con precisión. No hay Estado de derecho, y eso implica unos riesgos que asumimos muy conscientes de ello. El temor no es sólo personal, sino a lo que ocurre en el país: Venezuela sigue hundiéndose. Ninguna de estas medidas han servido para ocultar el malestar de la población y mucho menos para resolver los graves problemas como, por ejemplo, la mortalidad infantil. Estamos metidos en el infierno. Y el Gobierno cierra todas las vías para resolver esta crisis en sana paz, en el marco de la democracia, de las leyes, y sobre todo, en el marco de la consulta electoral.