Política

Antonio Ledezma: “La libertad ha llegado a Venezuela”

Antonio Ledezma y los padres de Leopoldo López recuerdan desde su exilio en Madrid los cinco años desde el encarcelamiento del líder de Voluntad Popular.

El ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma. Foto: AP
El ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma. Foto: AP

Antonio Ledezma y los padres de Leopoldo López recuerdan desde su exilio en Madrid los cinco años desde el encarcelamiento del líder de Voluntad Popular.

Dentro de un autobús, aparcado en la misma puerta de la prisión militar de Ramo Verde en el estado de Miranda, y fuera de la jurisdicción territorial de la magistrada que lo juzgaba. Así se inició el proceso contra Leopoldo López el día 18 de febrero de 2014, y así fue la primera audiencia del líder de Voluntad Popular. Hoy se cumplen 5 años desde aquellos hechos, de la “justicia injusta” que rige el país. Leopoldo López padre, su madre, Antonieta Mendoza, y quien fue alcalde de Caracas y ex preso político, Antonio Ledezma se reunieron en Casa de América para recordar el cautiverio de Leopoldo y la lucha incansable que lleva a cuestas Venezuela desde entonces.

“Hoy no solo debemos conmemorar el encarcelamiento de mi hijo”, afirmaba Leopoldo padre, como siempre emocionado al pensar en su hijo, al que lleva cuatro años y medio sin poder ver. “También hace cinco años de las más de 300 personas apresadas injustamente, por no hablar de las cantidades ingentes de asesinados por el régimen, y de los millones de familias que dejaron su tierra porque ya no encontraban en ella ni esperanza ni futuro”, enfatizaba el exiliado junto a su mujer en la capital española.

Durante el acto, estas tres figuras tan cercanas a uno de los máximos defensores de la democracia venezolana que aun se encuentra en arresto domiciliario, fueron relatando uno por uno cómo vivieron aquel fatídico día en el que Leopoldo se entregó a la Guardia Nacional. “Le dije: piensa en tus hijos, en Miranda, en Leopoldo Santiago, en tu esposa, Lilian...”, narraba Antonieta Mendoza. “Él me respondió: ‘’El exilio nunca fue una opción, si mi encarcelamiento sirve para despertar este país, habrá sido un logro””. Ninguno de los presentes en la sala podría imaginar que ese acto tomaría después tanta trascendencia.

Antes de que todo esto ocurriera, Antonio Ledezma había decidido unir fuerzas y concentrar a todos los partidos de la oposición para combatir el régimen de manera conjunta. Presentó en este mismo acto, y en primicia, el documento que firmaron tanto él mismo como el líder aún preso y María Corina Machado, que encabeza el partido Vente Venezuela, para formar la alianza de sus respectivas formaciones en contra de la represión del gobierno. Un papel fruto de las negociaciones llevadas a cabo según Ledezma, “en la cafetería de la clínica donde estaba ingresada su mujer por aquel entonces” hasta el mismo día 12 de febrero en el que se iniciaron las protestas. El manuscrito recogía dos claves fundamentales: no descalificar a ningún candidato opuesto al proyecto y no atacar en ningún caso a la MUD, “teníamos que ser mejor que eso”, explicaba Ledezma. Tras la firma de ese documento vino el glorioso día en el que inesperadamente se vieron arropados por el pueblo venezolano. El 12 de febrero de 2014 se iniciaron las protestas encabezadas por los tres “soñadores” en la Plaza Venezuela, en Caracas. Como ya contaba Antonieta Mendoza a LA RAZÓN, ese día tubo un “mal presagio”, unas premoniciones que por desgracia se convirtieron en realidad. Días más tarde su hijo fue acusado de asesinato, entre otros delitos, y se instó contra él una orden de busca y captura.

El ex alcalde de Caracas mostró orgulloso el documento que “guarda con cariño” mientras asumía que por aquel entonces todos sabían que sus órdenes de captura estaban en camino, y así fue. En febrero de 2015, él mismo entraba en la prisión de Ramo Verde con Leopoldo López y en la que confesaba encontrarlo “absolutamente abatido”. Su madre y su mujer, quienes tenían que pasar por “ridículos registros” haciendo cosas como “desnudarse completamente para poder verle en la cárcel”, admitía sentir miedo cada vez que lo visitaba por si esa era la última ocasión en la que lo viera con vida.

Ledezma cuenta cómo todo el mundo a su alrededor les acusó de “locos”. Por aquel entonces Maduro contaba con el 63% del apoyo según las encuestas e incluso el Gobierno los estigmatizó. “A mí me llamaban “el llanero solitario” y a María Corina, “Juana de Arco””, comentaba Ledezma. Pero contra todo pronostico funcionó. Según Leopoldo padre, “como dijo John Lennon: la persona que tiene un sueño, se queda en un sueño, pero si muchas personas se involucran en ese objetivo, se convierte en realidad”.

No todo el mensaje fue amargo. Todos los presentes en la rueda de prensa manifestaron una gran alegría y esperanza por los últimos acontecimientos acaecidos en Venezuela. “El desarme de las posturas como la de Maduro lo vemos en la historia. Como le ocurrió a Gadafi en Libia, a Sadam Huseim en Irak, o a Noriega en Panamá, las posturas dictatoriales que se cierran en banda al diálogo democrático no tienen mayor futuro. Juan Guaidó, que bombardea las calles con alimentos y medicinas en vez de balas, es la certidumbre de Venezuela”, manifestó Ledezma para LA RAZÓN. “La libertad ha llegado”, concluyó con una sonrisa.