Política

Caracas llama a consultas a su diplomático de mayor rango en Washington

La Razón
La RazónLa Razón

La primera respuesta del Gobierno venzolano a las sanciones estadounidense fue llamar ayer a consultas «de inmediato» a su encargado de negocios en Estados Unidos y diplomático de mayor rango en Washington, Maximilien Sánchez Arveláiz. «Hemos llamado a consulta de inmediato a Maximilien Arveláiz, encargado de Negocios en Estados Unidos», informó la ministra venezolana de Exteriores, Delcy Rodríguez, a través de Twitter. Sánchez Arveláiz fue designado en febrero de 2014 por Nicolás Maduro para ser el embajador de Venezuela en 2014, cargo para el que todavía no ha recibido el plácet y por lo cual fue designado como encargado de negocios.

Horas antes, la jefa de la diplomacia bolivariana fue más cauta. «Nosotros no queremos mezclar las políticas internacionales y pronto daremos a conocer la respuesta de Venezuela sobre el alcance de estas declaraciones», declaró Rodríguez. La jefa de la diplomacia bolivariana, que convocó a la Prensa para informar de los resultados de una cumbre de Petrocaribe celebrada el viernes pasado en Caracas, añadió que Venezuela ha limitado el número de diplomáticos que Estados Unidos puede tener en Caracas en el marco de decisiones de reciprocidad. En ese sentido, Rodríguez aseguró que es «una cifra incorrecta» la de 74 diplomáticos que Washington sostiene que Venezuela tiene acreditados ante el Gobierno estadounidense. «Conozco cuántos tienen ellos y cuántos tenemos nosotros, pero pronto daremos a conocer por los canales diplomáticos la cifra que corresponde», señaló. El anuncio de las sanciones por parte de la Administración Obama abre un nuevo capítulo en las tensas relaciones entre Washington y Caracas. Desde la llegada de Maduro en 2013, las relaciones no han dejado de deteriorarse.

El presidente venezolano anunció la semana pasada la reducción del centenar de funcionarios diplomáticos de la Embajada de Estados Unidos en Caracas a niveles similares a los 17 que mantiene su Gobierno en Washington. Concretamente, Maduro dio un plazo de quince días para que la embajada reduzca en un 80% su personal. Sin embargo, el flujo comercial entre Venezuela y Estados Unidos es independiente de la difícil relación política, ya que el intercambio comercial es beneficioso para ambos países. Las importaciones venezolanas desde Estados Unidos se incrementaron un 44% con respecto al año 2013. Del otro lado, Estados Unidos sigue siendo el primer destino de las exportaciones petroleras venezolanas.

Por lo tanto, la realidad es que la ideología de Hugo Chávez y las tensiones entre los Gobiernos venezolano y estadounidense han tenido poco impacto en las relaciones económicas bilaterales. Durante el año 2014, las exportaciones de petróleo desde Caracas a Washington aumentar en un 36%. Venezuela depende de Estados Unidos. «El imperio» podría dañar seriamente al régimen chavista con tan sólo reducir mínimamente sus compras. Pero los negocios son los negocios. De hecho, ya hay una propuesta en el Congreso proponiendo una sanción a Venezuela que consista en la reducción de al menos el 10% de la compra de petróleo al país. El país latinoamericano es el cuarto proveedor de petróleo a EE UU. Las exportaciones de Petróleo de Venezuela a EE UU eran de aproximadamente 31.000 millones de dólares en 2014, representando el 97% del total de las exportaciones de Venezuela.