«China acabará con la pobreza absoluta antes de 2020»

El imparable crecimiento de China, que se sitúa en un 6,5 % para 2017, ha obligado al gigante asiático a formular nuevas medidas políticas y sociales enmarcadas siempre en el «socialismo con peculiaridades» de la segunda economía del mundo.

Lyu Fan
Lyu Fan

El imparable crecimiento de China, que se sitúa en un 6,5 % para 2017, ha obligado al gigante asiático a formular nuevas medidas políticas y sociales enmarcadas siempre en el «socialismo con peculiaridades» de la segunda economía del mundo.

China es un actor clave de la política internacional y sus movimientos son analizados con detalle en todo el planeta. En medio de un escenario caótico, la segunda potencia económica del mundo juega un papel fundamental en los flujos financieros así como en la estabilidad del globo. Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca la alianza entre Pekín y Washington se vio amenazada, aunque tras los primeros 100 días del magnate en el Despacho Oval parece que las aguas han vuelto de nuevo a sus cauces y su alianza es vital para, entre otros asuntos, frenar la escalada de tensión con Corea del Norte. En este contexto, y con Pekín en el foco de la noticia, su embajador en España, Lyu Fan, asistió el lunes a la segunda cita de Encuentros Diplomáticos organizados por LA RAZÓN para analizar la actualidad y dar el punto de vista de China sobre todos estos asuntos.

«Este foro es una muestra de las puertas abiertas que ofrece este periódico. Vivimos en un mundo global, en medio de una era digital donde hay una visión del mundo sin fronteras, abierto y donde China juega un papel principal», subrayó el director de LA RAZÓN, Francisco Marhuenda. «China tiene un dinamismo de crecimiento extraordinario y ha sido capaz de asentar grandes multinacionales por todo el mundo. Es una nación de la que aprender, pues es ejemplo del buen trabajo y del buen hacer», añadió Marhuenda.

Unas palabras que el embajador Lyu recogió de buen grado y se mostró entusiasmado por tener la oportunidad de «dar a conocer a España la política y cultura de China». Tras ser embajador en Chile y haber estado en el consulado español varios años antes, Lyu tomó posesión de su cargo en nuestro país hace dos años y desde entonces la cooperación entre ambas naciones no ha hecho más que estrecharse. «Para conocer China debemos tener en cuenta dos de nuestras principales líneas de trabajo: el desarrollo y las reformas en nuestro país y nuestra apertura al exterior». Sobre el primero de los aspectos, Lyu detalló que China es el país más poblado del mundo pasando de los 500 millones de 1949, año de la fundación de la República Popular, a 1.400 millones en la actualidad. Este vertiginoso incremento ha obligado a sus mandatarios a satisfacer las necesidades de los ciudadanos de manera acuciante para conseguir un buen nivel de desarrollo. «China ha alcanzado muchos éxitos al seguir el camino del socialismo con peculiaridades propias. En el año 2000 el PIB superó por primera vez el billón de dólares superando en 2014 los diez billones», detalló el diplomático, quien confesó que este desarrollo tan acelerado ha enfrentado a su país a numerosos retos y dificultades. «Nuestro modo de superarlo ha sido impulsando reformas en la economía, en la política y en la cultura para reforzar nuestro socialismo con peculiaridades», afirmó.

Uno de los objetivos de Pekín es eliminar la pobreza absoluta y, según adelantó el jefe de la legación china, este propósito se cumplirá «antes de 2020, lo que implica que se producirá diez años antes de la meta de desarrollo sostenible marcada por Naciones Unidas».

En relación a la segunda línea de liderazgo del gigante asiático –su apertura al exterior y la asunción de responsabilidad internacional–, el embajador subrayó que «en los últimos diez años hemos contribuido al 30% al crecimiento del mundo. Tenemos previsto para el próximo lustro importar productos por 8 billones de dólares, captar inversiones extranjeras de 600.000 millones e invertir en el extranjero 750.000 millones. Además, 700 millones de chinos saldrán del país para viajar como turistas. Todo esto ofrece al mundo mercados, capitales y varias opciones de cooperación. Nuestras puertas siempre están abiertas y esperamos que también nos las abran a nosotros».

En el marco de un convulso mundo, Lyu apuntó que Pekín seguirá trabajando por la paz mundial. «Somos conscientes de que nos hemos beneficiado de la globalización, pero también hemos contribuido a ella. La globalización debe ser un proceso más inclusivo y sostenido. Nosotros estamos haciendo un gran esfuerzo para conseguir que el orden mundial sea más justo y racional», dijo.

Además, durante su intervención en LA RAZÓN, desgranó el contenido del Foro de la Franja y la Ruta de Cooperación Internacional que acogerá China y al que acudirá el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy así como otros 27 mandatarios. «Este es el foro de más alto nivel en muchos años para impulsar la cooperación regional», apuntó.

El diplomático concluyó su alocución destacando los fuertes lazos que unen a la Unión Europea y a su país. Una relación en la que España juega un papel primordial. «Siempre ha sido un país en el que confiar dentro de la Unión y esto se ha materializado con diferentes visitas bilaterales», dijo. Además se mostró optimista a la hora de asegurar que la UE conseguirá superar todos los desafíos. «La integración europea se ajusta al desarrollo histórico, a la estabilidad y la prosperidad de Europa», aseveró.