Cuatro montañeros asturianos permanecen desaparecidos en el Everest

Montañeros y sherpas en un helicóptero en el que fueron restacados
Montañeros y sherpas en un helicóptero en el que fueron restacados

Por el momento, sólo se tiene constancia de un español herido. Se trata de un montañero que tiene las manos congeladas. Se habla asimismo de un grupo de cuatro montañeros asturianos que se encontraban en las inmediaciones del monte Everest y a los que aún no ha sido posible localizar. El personal diplomático español residente en Nueva Delhi ni confirma ni desmiente esta información.

Una pareja de asturianos, de la que se desconocía que se encontrara en Nepal en el momento del terremoto del pasado fin de semana, ha contactado con sus familias para informar de que se encuentran bien y de que están bajando del campamento base del Everest.

Se trata de Begoña Galguera y Alfredo Fernández, han informado a Efe fuentes del Gobierno del Principado, que han recordado que aún quedan por localizar otros cuatro montañeros asturianos de los que sí hay constancia de que se encontraban en la zona, pero con los que no se ha podido contactar debido a los problemas de comunicaciones existentes.

Los cuatro montañeros que las autoridades españolas y nepalíes intentan localizar o contactar son Jesús Mosteirín, Sabino Fernández, Ergidio García y Ángel Fernández, pertenecientes al grupo de montaña avilesino Ensidesa.

Otros seis montañeros asturianos que se encontraban en el Nepal, entre ellos Jorge Egocheaga, han confirmado a lo largo del fin de semana que se encuentran en buen estado.

Por su parte, el asturiano Ricardo Fernández, que estaba en el campo base del Everest cuando se produjo un terremoto en Nepal de 7,9 grados en la escala de Richter, ha decido desplazarse por su cuenta a Lukla, distancia que andando se puede tardar seis días en recorrer.

En situación similar se encuentran el comercial ovetense Ángel Fernández y su pareja, la médico valenciana Pepa Cucarella, que trabaja como residente en el Hospital Universitario Central de Asturias, que habían viajado a Nepal para permanecer tres o cuatro semanas realizando varías rutas de senderismo.

Fernández pudo contactar ya ayer por la mañana con su familia, a la que relató que estaban bien y que habían escuchado el terremoto a lo lejos, pero que sólo fueron conscientes de lo ocurrido al regresar al refugio de Lobuche donde pernoctaban.

Según ha señalado a Efe un familiar de Fernández, esta mañana pudo hablar por teléfono con su madre, a la que ha informado de que hoy intentarán llegar a Nanche Bazar para desplazarse después a Lukla, una localidad que dispone de aeropuerto que cuenta con enlaces aéreos a Katmandú, de la que dista unos 140 kilómetros.

Una vez que lleguen Lukla la pareja decidirá si es mejor permanecer en esta localidad o intentar llegar a Katmandú, desde donde el Ministerio de Asuntos Exteriores prevé evacuar a los ciudadanos españoles que se encontraban en Nepal cuando se produjo el terremoto.