MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
21:42
Actualizado
  • 1

Después de Irán, ¿será Arabia Saudí la siguiente potencia nuclear?

Riad buscará hacerse con armas nucleares si Teherán consigue este tipo de armamento

  • Fuerza estratégica de misiles saudí.
    Fuerza estratégica de misiles saudí.

Tiempo de lectura 4 min.

10 de mayo de 2018. 17:26h

Comentada
Esther S. Sieteiglesias Riad/Madrid. 10/5/2018

No sólo hay una cruenta guerra mundial librándose en Siria, también en Yemen existe un olvidado conflicto (acaudillado por los saudíes y los iraníes) que ya ha terminado con la vida de más de 15.000 personas. Al igual que la guerra siria, muchas veces está a punto de escalar aún más si cabe. Una de las pocas potencias que se alegró del fin del pacto nuclear de EE UU con Irán, el reino saudí, insistió ayer en que las acciones de Teherán “son una declaración de guerra”.

El ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir, indicó que los misiles balísticos lanzados por los hutíes (una milicia yemení respaldada por Teherán) contra Riad iban aumentando y que a pesar de que intentan evitar a toda costa un conflicto militar directo, “el comportamiento de Teherán es inaceptable. Es equivalente a una declaración de guerra”. Asimismo, al preguntarle en CNN si Arabia Saudí construiría una bomba si Irán abandona el programa de armamento nuclear pactado con las potencias occidentales, Al Jubeir respondió que “si Irán logra la capacidad nuclear haremos todo lo posible para hacer lo mismo”.

La enemistad entre Arabia Saudí e Irán es patente en Riad. Esta lucha hegemónica y los recelos entre ambas potencias quedó demostrada en el Consejo de la Shura (una suerte de Parlamento) saudí. Riad quiere lanzarse a la energía nuclear, no ser menos que Teherán. Ferdous Saud AlSaleh, diputada y profesora de Física Nuclear, explicó a los medios españoles de visita en la capital saudí sus desavenencias con el acuerdo nuclear iraní firmado entre Teherán y las potencias occidentales y que el martes el presidente de EE UU, Donald Trump, rompió. AlSaleh reconoce que no sólo afecta a Irán, sino a toda la región, de ahí sus reticencias al tratado nuclear con Irán. Asimismo, la diputada indica que el uso saudí será pacífico y se localizarán en zonas seguras, sin terremotos. Según sus informaciones sobre Irán, “lo que está pasando ahora, además, es que el óxido de deuterio está excediendo los límites del uso seguro (de la energía nuclear para una finalidad pacífica)”. Por tanto, “Arabia Saudí busca tener apoyo de todo el mundo para que nos ayuden, pues toda esta área, todos los países del Golfo, necesitan el agua del Golfo Arábigo y cualquier cosa que ocurra afectará a las aguas que usamos. Es nuestra fuente de vida”.

En este sentido, su ministro de Exteriores Al Jubeir ya expresó en la Conferencia de Seguridad de Múnich que estaba en conversaciones con otros diez países para lanzarse a la energía nuclear y pidió a EE UU que sea “justo” con ellos, como se le ha permitido a otras naciones hacerse con tecnología nuclear para fines pacíficos. Ibrahim al Nahas, diputado del Consejo de la Shura y miembro del Comité de Seguridad, recalcó que sería por motivos energéticos. “Esta búsqueda es puramente económica, energética, no podemos depender siempre del petróleo y las instalaciones nucleares podrían traernos seguridad”. En su opinión, “no sabemos si de aquí a 50 años tendremos petróleo para abastecernos”. Por lo que para Al Nahas, no se trata de una cuestión iraní o de que ellos en la región tengan este tipo de instalaciones nucleares, es para consumo propio”. El diputado quiere dejarlo claro: la razón es económica y energética. “Arabia Saudí ha firmado acuerdos para prepararse para construir estas plantas nucleares energéticas con por ejemplo Corea del Sur, Rusia, Francia...”. Sobre Teherán, Al Nahas es claro: “Irán tiene un problema con el mundo, no con nosotros. El mundo discutió el acuerdo 5+1, no nosotros. Nosotros pujamos por el uso pacífico de las instalaciones nucleares y siempre lo recordamos en nuestro discurso anual ante la Asamblea General de la ONU”. Para el diputado, Arabia Saudí quiere el mundo sea pacífico y evitar el uso indebido de la energía nuclear, de ahí que deseamos que abrieran sus puertas para que las agencias internacionales pudieran vigilar si Irán está cumpliendo o no”.

A este respecto, Nourah Al Yousef, del Comité de Petróleo y Energía, manifestó que el objetivo del uso nuclear es como fuente de energía. “Arabia Saudí consume más de 3 millones de barriles de petróleo al día, como electricidad, domésticamente. De hecho, es el quinto consumidor de petróleo del mundo”. Por lo que igual que su colega del Consejo de la Shura, la diputada recalca que es una manera de remplazar el petróleo por energías alternativas, no sólo nuclear, sino también energías renovables como la solar o eólica. De diversificar la economía como está marcado, punto por punto, en su programa de reformas Visión 2030. “Este es el propósito, es decir, seguro y pacífico. No es para enriquecer uranio”.

Últimas noticias