EEUU y Corea del Sur realizan un ensayo con misiles tras el lanzamiento norcoreano

Seúl y Washington han coincidido en su análisis del último desafío norcoreano y temen que pueda ser incluso una tecnología más avanzada a la probada el 4 de julio

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Seúl y Washington han coincidido en su análisis del último desafío norcoreano y temen que pueda ser incluso una tecnología más avanzada a la probada el 4 de julio.

Corea del Sur y Estados Unidos han realizado unas maniobras con misiles balísticos en respuesta al lanzamiento de un proyectil intercontinental por parte de Corea del Norte, según han informado las Fuerzas Armadas surcoreanas este sábado de madrugada (viernes en España).

El ejercicio, en el que se ha utilizado fuego real, ha tenido lugar en la costa este de Corea del Sur y ha implicado el uso de misiles Hyunmoo-2 por parte de las fuerzas surcoreanas y de ATACMS por parte de las estadounidenses, según la agencia de noticias Yonhap. Ambos proyectiles tienen un radio de alcance de unos 300 kilómetros.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur ha subrayado que, de esta forma, los dos aliados demuestran su capacidad de lanzar un "ataque preciso contra el enemigo". Poco antes habían hablado por teléfono los jefes de las Fuerzas Armadas de los dos países, Joseph Dunford y Lee Sun Jin, para debatir posibles actuaciones.

Seúl y Washington han coincidido en su análisis del último desafío norcoreano, que ha tenido lugar este viernes poco antes de la medianoche (hora local). Ambos gobiernos han identificado el proyectil lanzado como un misil balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) y temen que pueda ser incluso una tecnología más avanzada a la probada el 4 de julio.

El presidente surcoreano, Moon Jae In, ha pedido a Estados Unidos que despliegue nuevas unidades de defensa antimisiles THAAD para responder a las amenazas del régimen de Kim Jong Un. Actualmente hay dos unidades desplegadas en la zona meridional de Corea del Sur, mientras que otras cuatro previstas siguen paralizadas por las quejas sobre su impacto ambiental.

EP