Actualidad

¿El fin de Netanyahu? Estos son los cuatro escenarios tras las elecciones

Netanyahu podría perder el Gobierno si Avigdor Lieberman decide apoyar al centrista Benny Gantz y romper el empate técnico que arroja el recuento

Netanyahu podría perder el Gobierno si Avigdor Lieberman decide apoyar al centrista Benny Gantz y romper el empate técnico que arroja el recuento

Publicidad

Cuando hoy se conozcan los resultados definitivos de las elecciones celebrada ayer en Israel, existen cuatro posibles escenarios para la conformación del próximo Ejecutivo en Israel.

Gobierno de Netanyahu

El primero, que el Likud de Benjamin Netanyahu logre sumar en su coalición a 61 diputados, lo que significa la mitad más uno de los 120 parlamentarios de la Knesset (Parlamento), un factor que impediría que el bloque alternativo de centro izquierda pueda formar coalición. Según los sondeos a pie de urna, Netanyahu está cerca de esta cifra, pero depende nuevamente del derechista laico Avigdor Lieberman, quien rechazó unirse al Gobierno en abril por discrepancias profundas con los ultraortodoxos, ya que se erige como el líder que frenará un Estado basado en la «halajá» (ley judía), y pretende poner fin a la exención de la que gozan los jóvenes ultraortodoxos, que no están obligados a servir en las Fuerzas Armadas.

Publicidad

Coalición de centro izquierda

Publicidad

Una segunda opción sería que Azul y Blanco, la coalición centrista del ex general Benny Gantz, a la que las encuestas a pie de urna le concedían unos 32-33 escaños en el Parlamento, pudiera llegar a sumar una coalición de 61 o más diputados. Es una hipótesis que requiere el apoyo total de la Lista Árabe Unificada, que podría obtener entre 10 y 13 escaños tras ir dividida en las elecciones legislativas de abril. Su líder, Ayman Odeh, aseguró estar dispuesto a apoyar una «coalición de bloqueo» para desalojar a Netanyahu del poder, pero desde la formación centrista hay reticencias a este pacto con los árabes.

Gobierno de unidad

Este Ejecutivo de centro izquierda necesitaría la suma de los escaños de Lieberman. Este conservador laico anticipó estar dispuesto a apoyar solamente a quienes pretendan una coalición secular y de «unidad nacional» entre el Likud, Azul y Blanco y su partido, Israel Beitenu, algo que excluiría a ultraortodoxos, la Lista Árabe Unida y a los partidos izquierdistas.

Nuevas elecciones

Publicidad

Y la cuarta opción, para nada descartable, es volver al mismo callejón sin salida que se produjo tras las negociaciones fallidas para formar Gobierno la pasada primavera, lo que supondría una tercera repetición electoral el próximo enero, sería las terceras elecciones en nueve meses.