Política

En qué consiste «Be Best», la iniciativa detrás del primer viaje oficial de Melania Trump

Melania Trump está de gira internacional por cuatro países africanos a los que llevará su iniciativa “Be Best”, su proyecto personal como primera dama

La primera dama de EE UU durante su visita a un colegio en Malaui/ Foto: REUTERS/Carlo Allegri
La primera dama de EE UU durante su visita a un colegio en Malaui/ Foto: REUTERS/Carlo Allegri

Melania Trump está de gira internacional por cuatro países africanos a los que llevará su iniciativa “Be Best”, su proyecto personal como primera dama

La primera dama de EE UU, Melania, Trump se encuentra de viaje oficial en África, región que será testigo de su proyecto personal, “Be Best” (Sé mejor). Durante esta semana visitará Ghana, Malaui, Kenia y Egipto donde presentará su plan que tiene como objetivo “educar a los niños sobre los numerosos problemas a los que se enfrentan hoy día”, explicó la primera dama en el mes de mayo, durante la presentación de este proyecto. En concreto, luchará contra el abuso de opioides y el acoso en Internet, una misión que ha despertado cierto escepticismo debido al comportamiento hostil en Twitter de su marido, Donald Trump.

Su gira comenzó el martes en Ghana, e incluye Malaui, Kenia y Egipto, países en los que visitará proyectos infantiles educativos y sanitarios, además de algunos lugares turísticos ya que se espera que en Egipto acuda a las pirámides de Guiza. Hasta el momento, se reunió de forma breve con su homóloga ghanesa, Rebecca Akufo-Addo, con quien tomó té en la residencia presidencial, y visitó el Hospital Regional Greater de Accra, donde habló con madres y vio cómo pesan a bebés en sacos colgados de una polea. Además, visitó el legendario fuerte de Cape Coast, a 160 kilómetros al oeste de Accra, una de las edificaciones que los colonos usaron para la trata de esclavos.

Dar a conocer su iniciativa “Be Best” es el propósito de su periplo africano. Sin embargo, pocos son los detalles concretos que han trascendido. Según señaló su gabinete, la primera dama aprovechará su viaje para conocer de primera mano los proyecto de la Agencia de EE UU para el Desarrollo Internacional (USAID). A priori la misión humanitaria de Melania suena bien, si no fuera por las medidas de su marido que apuntan en dirección contraria como son la reducción de los fondos de cooperación a países en desarrollo y los subsidios a seguros para personas con pocos recursos. Su viaje también llega precedido por los polémicos comentarios de su marido en enero, cuando llamó "agujeros de mierda"a los países de El Salvador, Haití y varias naciones africanas.

Sin ir más lejos, durante unas declaraciones previas a su discurso ante la Asamblea General de la ONU, el presidente de EE UU aseguró que “somos el mayor donante del mundo, pero se nos ha dado muy poco a cambio. Es por eso que vamos a repasar la ayuda internacional que ofrecemos. Daremos un paso adelante, solo daremos ayuda a quienes nos respetan y son, sinceramente, nuestros amigos”. No solo eso. Trump ha recortado los fondos a los programas que ayudan a refugiados, ha separado a los niños inmigrantes indocumentados durante meses y ha prohibido la entrada al país de las personas procedentes de dos países africanos, Somalia y Libia.

Es tradición que las primeras damas de EE UU diseñen y trabajen en una gran iniciativa durante su estancia en la Casa Blanca. Su antecesora, Michelle Obama, trabajó por fomentar el acceso a la comida sana y promover la actividad física para combatir la obesidad, entre otros proyectos. La elección de Melania no ha estado exenta de polémica. La primera, relacionada con el mismo nombre de la actividad “Be Best” porque incurre en un error gramatical. Por otro lado, porque su nomenclatura recuerda mucho a unas palabras pronunciadas por Michelle “Be better” durante una entrevista con Oprah Winfrey. En cualquier caso, el primer viaje oficial de Melania es una oportunidad para conocer la versión más humanitaria y diplomática de la mujer del presidente de EE UU.