Internacional

La conmovedora carta de una madre a su hija fallecida en un ataque ruso: “Querida Julia, tu vida fue corta y brillante”

Julia Zdanovska, de 21 años, matemática y profesora, se alistó como voluntaria en Jarkiv los primeros días de la guerra, hasta que un proyectil ruso acabó con su vida

La joven profesora Julia Zdanovska, de 21 años, murió en Jarkiv cuando cayó una bomba rusa
La joven profesora Julia Zdanovska, de 21 años, murió en Jarkiv cuando cayó una bomba rusa FOTO: La Razón La Razón

¡Nuestro hermoso sol rojo, Julia Zdanovska!

¡Siempre hemos estado orgullosos de ti y lo estaremos por siempre!

Siempre has sido amada por todos tus familiares, amigos e incluso conocidos, ¡y serás amada para siempre!

Lo tenías todo. Sinceridad ilimitada y un alma increíble que compartías generosamente con todos a tu alrededor. La mente a la que incluso le tenía miedo, porque no entendía más de un tercio cuando me tratabas de explicar qué estudiabas y qué problemas matemáticos resolvías. Sencillamente, eras una chica de una belleza hermosa.

¡Pasé tan poco tiempo contigo! A la edad de 14 años fuiste invitada a Kiev para estudiar en el Liceo de Física y Matemáticas de Ucrania. Estaba acostumbrada a hablar contigo por teléfono, incluso en vacaciones, cuando no siempre volvías a casa. ¿Por qué? Porque es durante las vacaciones cuando se llevan a cabo las olimpíadas para estudiantes.

Todos pensaron que llegarías a ser científica. Pero tuviste un sueño completamente diferente. Querías cambiar la educación escolar en Ucrania para que los niños en todos los rincones del país pudieran recibir educación de la misma calidad que en los mejores liceos de la capital, y para que la educación siempre brinde alegría a los niños. El año pasado, cuando recibiste tu licenciatura en matemáticas e informática en la Universidad Nacional Taras Shevchenko en Kiev, te dijeron que llegarías a ser profesora de Harvard. Recuerdo muy bien tu respuesta: «No quiero ser profesora y no quiero ir a Harvard, pero aceptaría el cargo de la ministra de Educación de Ucrania».

No solicitaste el máster de UNK, donde, por supuesto, todos te estaban esperando, sino que fuiste a enseñar informática y matemáticas a un pequeño pueblo en la región de Dnipropetrovsk. Y estoy absolutamente segura de que habrías conseguido todo lo que querías, pero…

Nunca te podían frenar, siempre hacías lo que creías correcto. Y debo admitir que cometiste muy pocos errores. Ahora ya no cometerás ninguno…

Habías elegido la profesión más pacífica del mundo: maestra de escuela. Y cuando comenzó la guerra, literalmente corriste por la casa durante dos días porque querías defender tu país y tu Jarkiv natal, pero eso es probablemente lo único que no sabías hacer: usar armas.

Helene Vinnik escribió esta conmovedora carta tras la muerte de su hija, voluntaria en Jarkiv, por un proyectil ruso
Helene Vinnik escribió esta conmovedora carta tras la muerte de su hija, voluntaria en Jarkiv, por un proyectil ruso FOTO: La Razón La Razón

Sin embargo, en el tercer día de la guerra, por la mañana viste un anuncio en el que se decía que el Estado Mayor de Defensa de Jarkiv necesitaba no solo militares, sino también voluntarios. Como siempre, tratar de influir en tu decisión no tenía sentido. Como siempre, hiciste lo que creíste correcto: te ofreciste como voluntaria. No importaba que había qué hacer. Te quedaste deliberadamente en tu Jarkiv natal, donde habías venido a ver a tu familia dos días antes del comienzo de la guerra, pero no te quedaste en casa. Porque querías ser útil, querías hacer lo que pudieras para ganar.

Todas las noches nos informabas que todo estaba bien y te ibas al refugio con otros voluntarios.

El 3 de marzo, a las 18:41, le escribiste a tu amiga en Telegram que todo estaba bien y que estabas trabajando de voluntaria.

Y a las 18:43 la conexión contigo se perdió para siempre. Un minuto que duró como una eternidad. Solo al día siguiente nos enteramos de que los orcos rusos atacaron a un grupo de voluntarios con un cohete, en el corazón de nuestro Jarkiv.

Tu vida fue corta y brillante. Estoy seguro de que tu fuego seguirá brillando para muchas personas. No entiendo cómo puedo vivir sin ti, porque ha pasado una semana y miro mi reloj todas las noches, esperando tu llamada o un video corto…

¡Que se quemen en el infierno los que vinieron a destruir a nuestro pueblo, a nuestra prometedora juventud, nuestro futuro!