Grupos paramilitares decapitan a un agricultor en Colombia

La firma del Acuerdo de Paz en Colombia ha dejado un vacío de poder entre los grupos armados de la zona que luchan por hacerse por el control de la zona.

La firma del Acuerdo de Paz en Colombia ha dejado un vacío de poder entre los grupos armados de la zona que luchan por hacerse por el control de la zona.

Un agricultor colombiano, identificado cómo Manuel Ozuna Tapias, de 67 años, fue decapitado en la mañana del sábado, 6 de julio en una zona rural del municipio de San José de Uré, en el departamento de Córdoba.

Aunque, oficialmente no se ha responsabilizado a ningún grupo al margen de la ley, las asociaciones defensoras de los derechos humanos en el sur de Córdoba aseguran que “fue asesinado por hombres pertenecientes a la banda criminal ‘los Caparrapos’, en el marco de una serie de hechos de sangre que configuran un patrón de violencia contra los actores del acuerdo de paz”.

El comandante de la Policía de Córdoba, Jairo Baquero Puentes, informó que la tarde de este mismo día 6, llegó un ciudadano a las instalaciones de Policía, e informó que la finca de Manuel Ozuna Tapia fue asaltada por un grupo armado que “atentó contra su integridad”. El comandante narró que “en el sitio fue hallado el cuerpo sin vida del señor Manuel Ozuna Tapias. La víctima presenta una lesión de arma blanca a la altura del cuello, y fue incinerada su vivienda”.

Según los registros de las organizaciones campesinas, en lo que llevamos de año han sido asesinados ocho campesinos en la zona. La Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba (Ascsucor) expresaba que “esto demuestra el acorralamiento que viven los campesinos y campesinas en el Sur de Córdoba por grupos sucesores del paramilitarismo, lo que nos lleva a exigir la eficaz acción de las autoridades administrativas y judiciales”.