Isabel II despide a Higgins al término de su histórica visita al Reino Unido

El presidente irlandés, Michael D.Higgins, abandonó hoy el castillo de Windsor tras despedirse de la reina Isabel II de Inglaterra, al término de su histórica visita de Estado de cuatro días al Reino Unido.

El presidente irlandés, Michael D.Higgins, abandonó hoy el castillo de Windsor tras despedirse de la reina Isabel II de Inglaterra, al término de su histórica visita de Estado de cuatro días al Reino Unido.

El político irlandés, que llegó por invitación expresa de la soberana británica, se marchó junto con su esposa Sabina del castillo situado en el condado de Berkshire, a las afueras de Londres, y visitó después las localidades de Stratford-upon-Avon y Coventry, en el centro de Inglaterra).

En su primera parada en Stratford, el presidente, un histórico del Partido Laborista, se desplazó a ver a la compañía teatral Royal Shakespeare en Stratford-upon-Avon, lugar de nacimiento del dramaturgo inglés William Shakespeare.

Posteriormente, el matrimonio fue conducido a la localidad de Coventry, donde recorrió la catedral nueva y las ruinas del antiguo edificio que fue bombardeado durante la II Guerra Mundial, antes de reunirse con líderes religiosos.

Esta es la primera vez que un presidente irlandés viaja al Reino Unido desde que Irlanda se independizó en 1916, visita que se produce tres años después de que Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, viajasen a Irlanda, lo que marcó el inicio de un nuevo capítulo en la tortuosa historia de ambos países.

En un banquete de Estado ofrecido esta semana por la monarca británica en el Castillo de Windsor, donde se hospedaban los Higgins, la reina destacó que los eventos acaecidos en el pasado reciente mostraban que los dos países "caminan juntos hacia un futuro más luminoso".

"Recordaremos nuestro pasado pero ya no permitiremos más que nuestro pasado empañe nuestro futuro", afirmó Isabel II en un breve discurso a los comensales, entre los que figuraba el dirigente republicano y excomandante del ya extinto Ejército Republicano Irlandés (IRA) Martin McGuinness, uno de los gestos simbólicos de este viaje.

Otro de los puntos más destacados de las pasadas cuatro jornadas fue el discurso pronunciado por Higgins ante las dos Cámaras del Parlamento de Westminster -Lores y Comunes-, en el que el presidente irlandés remarcó la actual "cercanía"entre Londres y Dublín.