Política

Kim Jong Un ejecuta a su tío por «traidor»

El régimen de Pyongyang está difundiendo todo el proceso de la caída de Jang
El régimen de Pyongyang está difundiendo todo el proceso de la caída de Jang

El régimen norcoreano reconoció que ayer ejecutó al general Jang Song Thaek, quien hasta esta semana era considerado el «número dos» en el poder del hermético país y además era el tío del joven Kim Jong Un. Pyongyang no quiso que fueran ni la Inteligencia surcoreana ni la japonesa quienes difundieran la información, y a primera hora de su ya viernes, a las 6:35 hora local, la agencia oficial de noticias comunista KCNA lo admitió y hasta dio detalles, por inusual que parezca, del juicio a Jang. Titulada directamente: «El traidor Jang Song Thaek, ejecutado», la nota deja claro que Jang iba a intentar dar un golpe de Estado «mediante todo tipo de intrigas y métodos viles, con una salvaje ambición de hacerse con el poder supremo de nuestro partido y nuestro estado».

Según reza el teletipo, una corte militar especial, perteneciente al Ministerio de Seguridad Estatal, fue encargada de condenar «al traidor de todos los tiempos». Este tribunal examinó los cargos presentados contra Jang y, casualmente, «todos los crímenes cometidos por el acusado fueron probados durante la vista y admitidos por él». Lo cierto es que, según el régimen norcoreano, «el acusado perpetró actos contrarrevolucionarios en un intento de derrocar el liderazgo» del Partido de los Trabajadores de Corea y el sistema socialista.

Pyongyang también recuerda a sus ciudadanos la meteórica carrera de este general, aunque no menciona que éste estuviera casado con la tía, militar también, del actual líder. «Jang fue nombrado responsable de importantes cargos dentro del partido gracias a la profunda confianza política del presidente Kim Il Sung y del líder Kim Jong Il y recibió la benevolencia de ellos más que ningún otro desde hacía mucho tiempo». Incluso se explica que el líder supremo Kim Jong Un también confió en él: «Algo que no merecía». Y es de sentido común, como indica la KCNA, «que un ser humano devuelva la confianza depositada en él con obligación y lealtad». El teletipo no duda en describir a Jang como «peor que un perro» y asegura que no se atrevió a levantar la cabeza frente a los dictadores norcoreanos anteriores, pero que ha sido al joven Kim a quien intentó clavar un cuchillo por la espalda. Para dar más peso a la información, en el periódico oficialista «Rodong Sinmun» publicaron además una fotografía de Jang esposado y escoltado por guardias durante su juicio y otra de los militares que formaron la corte marcial.

Los expertos en política norcoreana se preguntaban ayer si esta ejecución había sido un acto preventivo de Kim o realmente Jang tenía ya suficientes organizaciones del país de su lado para dar un golpe de Estado.