La vivienda, tema sensible

La Razón
La RazónLa Razón

- Cameron centra su manifiesto en el derecho a poseer una casa. ¿Por qué es tan importante este aspecto en Reino Unido?

–Comparado con otros países europeos, Reino Unido tiene un índice alto de viviendas en propiedad. Es, por tanto, una aspiración que los políticos necesitan facilitar. La propiedad de una casa siempre ha estado asociada a las clases medias. En los años 80, el derecho a comprar una casa (un plan de Thatcher), se ve como una forma de rehacer la estructura social del país. Esta política sigue esa tradición.

- ¿Esta medida es una estrategia para ganarse a la clase trabajadora, a los nostálgicos de Thatcher y a los votantes del UKIP?

–Históricamente, los periodos electoralmente buenos para los «tories» se han basado en la construcción de una alianza de clases cruzadas entre los ricos, los que controlan el capital, la clase media y la clase trabajadora. David Cameron ha intentado llegar a este último grupo, por eso esta política se puede ver de algún modo como un intento de reconstruir la coalición electoral. Otra cuestión interesante es a quién afectará esta medida. Comprar una casa en Londres es más difícil; precisamente en la capital los conservadores no están bien. Esta medida puede ser un intento de llegar a los votantes londinenses.

- ¿Habrá más anuncios de este tipo teniendo en cuenta que los principales partidos están muy igualados?

–Todos los partidos tratan de convencer al electorado de que son los mejores en garantizar la recuperación económica. Pero cabe destacar que la mayoría de los grandes temas de estas elecciones –vivienda, inmigración, sistema sanitario– tienen una gran dimensión económica para los votantes. Todos los partidos intentan controlar la agenda informativa y este tipo de anuncio persigue precisamente eso. Sin embargo, asumen riesgos, ya que los partidos se encuentran expuestos a un gran escrutinio.

*Analista de la London School of Economics. Preguntas de Esther S. Sieteiglesias