Actualidad

Las mujeres argentinas pueden decantar la balanza

De Evita Perón a Cristina Fernández de Kirchner hay un trecho. Es verdad que los peronistas se aferran a la imagen de la actual senadora como si fuera su reencarnación, pero esto no significa que todas las mujeres vayan a votar con CFK. El voto femenino es vital en la Argentina actual pero estará dividido entre ambos bloques.

Publicidad

Para las elecciones generales de 2019, el 51% de las 33.841.837 personas habilitadas para votar son mujeres. Esto significa que, en toda la Argentina, existen 17.255.897 mujeres que podrán elegir al próximo presidente del país austral el domingo 27 de octubre. El distrito que cuenta con mayor porcentaje de votantes femeninas es la Ciudad de Buenos Aires, donde la participación de este electorado alcanza el 53,03% del padrón.

Si bien en la mayoría de las provincias argentinas las mujeres superan el 50%, la balanza no siempre estuvo inclinada a favor del género femenino. Incluso, hasta 1947, ninguno de los 26 mandatarios que se sucedieron en la residencia de la nación fueron elegidos por mujeres. La historia de la lucha por la igualdad de los derechos políticos, que comenzó a forjarse a comienzos del siglo XX, es una historia dotada de reveses e intereses en pugna, que contó con una figura que se destacó por sobre otras: María Eva Duarte de Perón –quien consiguió el sufragio femenino-.

Actualmente, en la Cámara de Diputados las mujeres representan el 38,5% del total de los escaños, ya que ocupan 99 asientos. En el Senado, en tanto, la representación se extiende al 41,6%. «Es difícil saber por quién se decantarán las mujeres, si por Mauricio Macri o Cristina Fernández de Kirchner. No depende tanto del género. Ambos prácticamente han hecho lo mismo aunque Cristina tiene un discurso mucho más feminista. Ambos se declararon en contra del aborto pero votaron a favor de la ley que finalmente fue rechazada en el Congreso», asegura Leydy Nañez, politóloga del Instituto Carm Natti, en conversación con este periódico.

De hecho Macri llegó a tildar a su rival como una mujer con tarjeta de crédito y ella respondió que el era un «marichulo».

Publicidad

En cualquier caso en estas elecciones el voto femenino va a ser más decisvo que nunca. Argentina vive un proceso de empoderamiento, con movimientos como los pañuelos verdes a favor del aborto y en contra de la violencia de género. Con el lema: “Ni una menos» han querido concienciar y dar visibilidad a esta lacra que afecta por igual a los países desarrollados y en desarrollo. Gane quien gane, los analistas auguran que las movilizaciones de este sector social volverán a las calles demandando mejoras para los derechos de la mujer. Han dado pasos hacia delante pero todavía queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.

Publicidad