«Los jóvenes saharauis están dispuestos a retomar las armas, nosotros les pedimos cautela»

La nueva delegada del Frente Polisario en España, Jira Bulahi Bad, insiste en el derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental y subraya que el Sáhara Occidental es «el único conflicto exterior que le queda por resolver a España»

Jira Bulahi Bad, primera mujer que asume la máxima representación del Frente Polisario en España
Jira Bulahi Bad, primera mujer que asume la máxima representación del Frente Polisario en España

La nueva delegada del Frente Polisario en España, Jira Bulahi Bad, insiste en el derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental y subraya que el Sáhara Occidental es «el único conflicto exterior que le queda por resolver a España»

El próximo sábado se cumplen 40 años de la creación de la República Árabe Democrática Saharaui (RADS) y sus reivindicaciones poco han cambiado desde entonces. Su lucha sigue centrándose en el derecho a la autodeterminación frente a las políticas marroquíes que se niegan a concederle un estatus diferente al de una provincia integrada en el Reino. Así lo explicó ayer Jira Bulahi Bad, la nueva delegada del Frente Polisario en España, la primera mujer al frente de esta institución que desde su sede madrileña pidió que sus derechos sean escuchados y reconocidos. “Seguimos apostando por una vía razonable, consensuada para conseguir la libertad y autodeterminación del pueblo saharaui. Queremos poder decidir, que se pongan urnas con todas las opciones y que la gente elija la que prefiera, pero la opción de independencia también debe estar incluida”, afirmo Bulahi, quien no pudo evitar las lágrimas al recordar su historia personal. Esta mujer que ahora defiende la voz de los saharauis en España se vio obligada a huir junto a su familia a los campos de refugiados de Tinduf, en pleno desierto de Argelia. Tenía entonces nueve años, pero aquella imagen sigue muy presente en su mente. “En ese momento se truncó la vida de un pueblo”, afirmó. Ahora son más de 80 países han reconocido la República Árabe Democrática Saharaui y su lucha sigue abierta desde diferentes frentes, “desde los campos de refugiados hasta las zonas ocupadas”, matiza la delegada. Aún así, lamenta que “seguimos siendo un pueblo abandonado” y lo argumenta poniendo como ejemplo que ninguno de los partidos políticos españoles incluyeron en sus programas mención alguna al conflicto del Sáhara Occidental, en donde residen cerca de 300.000 personas. “ Es el único conflicto exterior que a España le queda por resolver”, sentencia, a la vez que reconoce que se sintió profundamente decepcionada con la anterior directiva del PSOE, en alusión a la decisión del ex presidente Zapatero de respaldar el plan de autonomía para el Sáhara propuesto entonces por Marruecos.

Vuelta a la lucha armada

Bien es cierto que las bases de reivindicaciones siguen siendo las mismas, pero también es obvio que las generaciones han cambiado. Según contó la nueva delegada en el encuentro que mantuvo esta mañana con la Prensa, la población adulta ha asumido y apostado por las vías diplomáticas para conseguir sus objetivos, sin embargo, los jóvenes son los que muestran estar dispuestos a regresar a la lucha armada ante el estancamiento de las otras vías. “Por eso tenemos que pedirles cautela”, indicó. “Los marroquíes de a pie no tienen que ver nada con este conflicto, en eso educamos a nuestros hijos”, añadió. Durante su intervención no faltaron dardos contra el rey de Marruecos, el cual, según Jira Bulahi, está intentando implementar una nueva realidad respecto a la situación saharaui. “Habla de la idea de mosaico cultural en relación a Marruecos y que la identidad saharaui está dentro de ella, eso no lo aceptamos”, insistió. Además, explicó que durante la histórica visita que realizó Mohamed VI a El Aaiún, capital de la RADS, para celebrar el 40 aniversario de Marcha Verde (la salida las tropas españolas del Sáhara)lo que se produjó fue una farsa “pues todos los saharauis fueron obligados a abandonar sus casas y tan solo acudieron a recibirle los colonos”.

Estabilidad en la región

Otro de los argumentos que Bulahi esgrimió en relación a la consecución del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui fue el hecho de que el fin de esta crisis sería un aspecto positivo para la estabilidad regional. La presencia de AQMI y la fuerza en auge del Estado Islámico en el Magreb, según la delegada del Frente Polisario podría debilitarse, “ya que sería fundamental, por ejemplo para frenar el tráfico de armas”.

También ve con buenos ojos la visita que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, realizará a primeros de marzo a la zona, “algo muy importante después de que Marruecos prohibiera que otros enviados lo hicieran anteriormente”. El año pasado, Mohamed VI impidió que el enviado especial Christopher Ross visitara El Aaiún. “No queremos salir en pateras ni que se nos reubiquen, queremos realizarnos en el espacio que nos pertenece”, sentenció la nueva “embajadora” del Frente Polisario en España.