Lufthansa indemnizará según la legislación nacional de las víctimas

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr (dcha), conversa con el ministro alemán de Transporte, Alexander Dobrindt, a su llegada a la Comisión de Transportes del Parlamento alemán
El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr (dcha), conversa con el ministro alemán de Transporte, Alexander Dobrindt, a su llegada a la Comisión de Transportes del Parlamento alemán

A punto de cumplirse un mes de la tragedia aérea del vuelo de Germanwings, Carsten Spohr, el presidente de su matriz Lufthansa, compareció ayer ante la Comisión de Transportes del Parlamento alemán. El máximo representante de la aerolínea germana se reunió allí con el ministro de Transportes, Alexander Dobrindt, en una sesión de dos horas a puerta cerrada.

Respecto al tema de las indemnizaciones que deberán percibir las familias de las víctimas, el ministro alemán afirmó que la cantidad total a recibir por pasajero se haría en función de la legislación de cada uno de los países. En el avión viajaban 50 españoles, 72 alemanes y pasajeros de otras nueve nacionalidades diferentes. Muchas familias, sin embargo, no saldrían beneficiadas con la legislación vigente del país de origen de cada víctima. En Alemania, los daños se calculan sobre el salario base de la persona y las consecuencias financieras de su pérdida. Los abogados que representan a las familias ya se mostraron en contra desde el momento en que Lufthansa habló de indemnizaciones iniciales de 50.000 euros por pasajero, ayudas que ya empezaron a entregarse hace unos días. Aún se desconoce la cantidad final que percibirán, así como el monto para los miembros de la tripulación. Las aseguradoras de Lufthansa reservaron para estas compensaciones 278 millones de euros. Elmar Giemulla, representante legal de al menos 21 de las familias, intentará acordar una cifra común para todos ellos. Si esto no es así, estaría dispuesto a emprender medidas contra la compañía aérea. «Si los términos de la negociación con Lufthansa no son lo suficientemente satisfactorios, será presentada una demanda conjunta contra la aerolínea en EE UU, donde este tipo de demandas por daños pueden resultar más ventajosas para los afectados porque los tribunales reconocen el derecho a compensación por daños emocionales», declaró. El abogado habló de buscar una indemnización de un millón por pasajero.

Tras la comparecencia, Spohr declaró que «para nuestra compañía han sido cuatro semanas en situación de estado de excepción» y dijo también que la prioridad de Lufthansa había sido, desde el día de la tragedia, «atender a los familiares de las víctimas». También declaró que la compañía va a hacer todo lo posible para esclarecer los hechos sucedidos, aunque las investigaciones exhaustivas que las fiscalías alemana y francesa han hecho desde el 24 de marzo siguen señalando a Lubitz como responsable directo. «La evaluación detallada de las dos cajas negras del aparato reforzó las sospechas de que el copiloto estrelló intencionadamente el Airbus contra la montaña», aseguró el ministro de Transportes. Las dos cajas negras fueron analizadas en los días posteriores y ambas apuntan hacia la culpabilidad del copiloto, aunque Dobrindt aclaró que aún no disponen de las conclusiones definitivas del accidente. El escenario del avión siniestrado será reconstruido en mayo, según el ministro alemán. Un Airbus A320 seguirá exactamente el mismo recorrido e intentará reproducir con la mayor fidelidad posible los parámetros de vuelo y los sonidos de las grabaciones para esclarecer todos los interrogantes pendientes.