Política

Obama condena el ataque como un «cobarde acto»

El presidente de EEUU, Barack Obama, condenó hoy el tiroteo cometido en las instalaciones del Mando de Sistemas Navales, en Washington DC, que calificó como "un cobarde acto", y pidió que sus autores sean llevados ante la Justicia.

"No conocemos todavía todos los hechos", afirmó Obama al comenzar una comparecencia ante los medios, que había sido convocada para hacer balance de la marcha de la economía estadounidense.

"Sabemos que numerosas personas resultaron heridas y algunas han muerto", añadió. "Ésta es otra matanza. Todos conocemos los peligros del servicio en ultramar, pero ahora vemos los peligros aquí", lamentó el presidente de Estados Unidos.

En una conferencia de prensa antes de la comparecencia del presidente, la jefa de la Policía Metropolitana, Cathy Lanier, dijo que un atacante ha muerto, sin precisar en qué circunstancias, y que las fuerzas de seguridad siguen buscando a "otros dos potenciales atacantes".

Lanier describió a los sospechosos como un hombre blanco, que viste uniforme de capitán de la Marina, y al otro, como de unos 50 años de edad, negro, y que va ataviado "con uniforme de estilo militar".

El alcalde del Distrito de Columbia, Vincent Gray, dijo que un atacante entró en uno de los edificios en la sede naval, donde trabajan unas 3.000 personas, "y empezó a disparar".

Las autoridades no han informado todavía del número de víctimas del tiroteo. Por ahora fuentes hospitalarias han dicho que tres heridos se encuentran en estado crítico.

A su vez, fuentes de la policía de Washington dijeron a la radio local WTOP que en el tiroteo, que comenzó sobre las 8.20 de la mañana (12.20 GMT) murieron seis personas y una decena fueron heridas.