MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
01:03
Actualizado

¿Por qué Irán va a violar por primera vez el pacto nuclear?

Las autoridades iraníes quieren lanzar un aviso a la UE al anunciar que en diez días superarán los 300 kilos de uranio enriquecido, el límite fijado en el acuerdo firmado en 2015

  • Instalaciones nucleares en la planta de Arak, en Irán/AP
    Instalaciones nucleares en la planta de Arak, en Irán/AP

Tiempo de lectura 4 min.

17 de junio de 2019. 18:55h

Comentada
Goyo G. Maestro 17/6/2019

Es solo un aviso, pero el anuncio realizado hoy por la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI) abre una nueva ventana de incertidumbre para el futuro de la paz y la estabilidad en Oriente Medio. Behruz Kamalvandí, portavoz de la AEAI iraní, ha dejado claro hoy que su país ha cuadruplicado la producción de uranio y que el ritmo "va a ir acelerándose".

Las autoridades del país persa han asegurado que a finales de junio sus reservas de uranio enriquecido superarán el límite de 300 kilogramos estipulado en el acuerdo nuclear de 2015. También han informado de que en dos meses y medio se superará el umbral de 130 toneladas permitidas de almacenamiento de agua pesada, utilizada para refrigerar los reactores. Su exportación “puede no ser necesaria en los próximo años” porque se usará a nivel interno, ha dicho el portavoz de la AEAI.

El Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés) estipula que Irán debe exportar sus excedentes de uranio y de agua pesada cuando estos sobrepasan los 300 kilos y las 130 toneladas, respectivamente, para impedir que pueda desarrollar la bomba atómica.

¿Hasta qué punto es importante traspasar ese umbral? Los analistas consultados por LA RAZÓN explican que se trata de una decisión tomada con la finalidad de endurecer la postura iraní en unas futuras negociaciones. Para empezar, si el régimen de los ayatolás supera esa cifra estaría violando el pacto nuclear que firmó con Estados Unidos, Rusia, China y la Unión Europea, si bien cabe recordar que Trump se retiró de dicho acuerdo en mayo del año pasado.

Teherán tiene prohibido enriquecer uranio por encima de 3,67%, y está dispuesto a hacerlo a corto plazo. Así lo dijo el presidente Hasan Rohani en mayo, cuando dio 60 días a las potencias firmantes -especialmente a Europa- para garantizar la viabilidad económica de Irán, ayudando a retirar las sanciones económicas de Estados Unidos. Rohani considera que los países europeos no han hecho lo suficiente para articular un mecanismo que permita a las empresas europeas seguir negociando con Irán sin verse castigadas por las sanciones norteamericanas.

El proceso de enriquecimiento consiste en la separación del uranio 238, que no se divide fácilmente (supone el 99,3% del uranio natural que hay en la Tierra), del uranio 235, más ligero, y aumentar la proporción de este último (U-235), que es el que puede ser empleado como combustible nuclear.

Para fabricar la bomba atómica hace falta uranio enriquecido por encima del 90%. Que Irán llegue al 3,67% es irrelevante, según expertos nucleares consultados. Ese nivel de uranio enriquecido se emplea como combustible para calentar las turbinas que encienden los reactores. Si Irán traspasa ese porcentaje aún le quedaría mucho recorrido para poder utilizarlo con fines militares.

Cabe recordar que antes de la firma del histórico acuerdo, que se gestó durante diez años de esfuerzos diplomáticos, Irán estaba cerca de haber alcanzado uranio enriquecido al 20%. Esa cifra sí que supone un umbral decisivo para los expertos, puesto que a partir de ese punto es mucho más rápido alcanzar el 90%. Pese a todo, Irán asegura que ese uranio enriquecido se usa como combustible para el reactor de investigación dedicado a la creación de isótopos para el tratamiento del cáncer.

Llegar a ese nivel de enriquecimiento de uranio (20%) exige un desarrollo tecnológico muy avanzado y una gran inversión, algo realmente complicado para Irán estando bajo el yugo de las sanciones económicas impuestas por la Casa Blanca.

Como parte del acuerdo, Teherán había asumido el compromiso de exportar los excedentes por encima de los 300 kilogramos de uranio enriquecido. Hoy, las autoridades persas han anunciado que van a dejar de exportar el sobrante para aumentar sus reservas. Esto puede ser interpretado nuevamente como una violación del acuerdo.

La reacción no se ha hecho esperar y hoy mismo el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha instado a los países firmantes a sancionar a Irán en el momento que supere el límite permitido de almacenamiento de uranio enriquecido.

En los últimos años Irán ha cumplido todas las limitaciones establecidas con la comunidad internacional, según los informes de la Agencia Internacional de la Energía Atómica. Por tanto, ésta sería la primera vez que estaría incumpliendo uno de sus términos. Si el resto de las partes firmantes así lo interpretan podrían abandonar el pacto.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs