«Queremos seguir creyendo que mi padre volverá a casa»

La última vez que supo algo de su padre fue el día 20 de abril. Noelia es hija de Ángel Hernández Muñiz, uno de los cuatro montañeros asturianos que aún no han sido localizados en Nepal: «Estamos cansados anímicamente, no sabemos qué más hacer. No sabemos nada». Su padre y otros tres compañeros se vieron sorprendidos por el terremoto cuando hacían senderismo por el parque natural de Langtang, a unos 75 kilómetros de Katamandú. La familia mantiene la esperanza, ya que, según cuenta Noelia, «en el momento del terremoto estarían pasando por un campo abierto, por lo que todavía mantenemos la esperanza»; su padre es un experto montañero, aunque asegura que «ni la persona más preparada puede estar segura en un momento como ése». La única información directa de la que disponen ella y las tres familias de los asturianos desaparecidos es la que obtienen comunicándose directamente con la embajada de España en Nueva Delhi. Noelia lamenta que los datos llegan a cuenta gotas. «Es extremadamente difícil, nos dan poca información, todo lo que sabemos es lo que vemos a través de los medios de comunicación y las redes sociales», explica.

Se siente impotente, asegura, al saber que «desde aquí no podemos hacer nada más». Ha hecho de portavoz familiar en el momento más duro de su vida: «El día del terremoto –asegura– sentí cómo el corazón se me paró», «pensé en mi padre» e «inmediatamente llamamos a emergencias consulares, pero todo era un caos, nadie sabía nada». Hoy, seis días después, lo único que pide al Gobierno es que «no escatime en gastos para salvar la vida de mi padre». Las cuatro familias se organizan a través de la plataforma en internet de Change.org desde la que piden al Ejecutivo «el envío inmediato de un equipo de rescate a Langtang», el lugar donde según el itinerario previsto estarían los españoles en el momento de la réplica, de 6,7grados en la escala de Richter, ocurrido el domingo 26. Medios de comunicación nepalíes aseguraron ayer que cuatro helicópteros se trasladaron a la zona en la tarde del miércoles. Se estima que allí permanecen al menos 200 personas aisladas, entre ellas medio centenar de extranjeros, aunque no se tiene noticia de los españoles.

Después de las últimas declaraciones del ministro de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, en las que manifestaba estar «especialmente preocupado» por la vida de Egido Armando García, Jesús Mosteirín Pérez, Sabino Fernández García y Ángel Hernández Muñiz, Noelia cuenta a LA RAZÓN que no han recibido ninguna llamada de Exteriores, aunque asegura que «queremos ser positivos», ella y su familia asegura «queremos seguir creyendo que volverá a casa». «Nosotros pensamos que está bien, que sólo está incomunicado, es un país que ahora mismo está sumido en el caos».