Rescatados otros 220 inmigrantes

La Razón
La RazónLa Razón

Mientras continúan las investigaciones sobre el naufragio del domingo, más inmigrantes llegan a Italia. Ayer arribaron 220 a Catania en una patrullera de la Guardia Costera que les había salvado el día anterior cuando viajaban en dos lanchas neumáticas a unos 75 kilómetros de las costas libias. Tras el desembarco de otros 447 inmigrantes egipcios en el puerto siciliano de Augusta, la Policía detuvo a seis traficantes.

Los testimonios de los 28 supervivientes del naufragio del pesquero, en el que viajaban 850 personas, muestran la brutalidad que afrontan los inmigrantes en Libia antes de partir hacia Italia. La investigación de la Fiscalía de Catania ha desvelado episodios de «violencia inhumana», como el de un menor de edad asesinado por los traficantes cuando lo transportaban junto a otros refugiados en una lancha neumática desde la costa hasta el pesquero. Le mataron por levantarse sin pedir permiso y tiraron su cadáver al mar.

Como cuentan tantos de los inmigrantes que llegan a Italia a través del Mediterráneo, la Fiscalía también denunció la violencia que se produce en los lugares donde se recluye a los indocumentados mientras esperan para embarcar. «Les pegan salvajemente con palos si no obedecen a los traficantes», explican los investigadores, advirtiendo de que estas palizas habrían provocado varias muertes. Otras habrían fallecido por la falta de alimentos y la miseria en que se encontraban. Los viajeros del pesquero naufragado el domingo habrían pagado entre 700 y 7.000 euros por el viaje. La Fiscalía desconoce el porqué de esta diferencia en el precio.