Salé se esconde en su ciudad natal, en el centro de Yemen

El ex presidente yemení Alí Abdulá Salé se esconden en su ciudad natal, Sanhan, ubicada en la gobernación de Saná, en el centro del país, según ha informado el portavoz del Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi a la cadena Al Arabiya. "Tenemos información de que está en su ciudad natal, Sanhan", ha dicho Mojtar al Rahbi en declaraciones a la cadena emiratí, desmintiendo así los rumores que apuntaban a que estaba en Beihán, en el sur de Yemen.

También se había especulado con que Salé había salido de Yemen rumbo a países africanos. Las alarmas saltaron después de que un avión privado solicitara permiso para aterrizar en Yibuti.

Las fuerzas leales a Salé se han aliado con los huthis para expulsar definitivamente del poder al Gobierno de Hadi. Sin embargo, se trata de una alianza frágil, ya que los rebeldes chiíes han alertado esta misma semana de que, si el ex presidente les traciona, "acabarán"con él.

Esta es precisamente la baza que pretenden jugar los fieles a Hadi y la coalición internacional liderada por Arabia Saudí. El ministro de Exteriores yemení, Riyad Yassin Abdulá, ha asegurado se ha mostrado seguro de que "si Salé deja de luchar junto a los huthis, empezaran a retroceder".

Arabia Saudí ha asumido el liderazgo de la 'Operación Tormenta Definitiva', con la que, junto a una decena de países árabes, entre ellos Emiratos Arabes Unidos, Bahréin, Qatar, Kuwait, Egipto y Marruecos, intenta "repeler a las milicias huthis, Al Qaeda y el Estado Islámico"en Yemen.

Las monarquías del Golfo Pérsico temen que la influencia de Irán en la región se extienda con el ascenso de los huthis al poder, en medio de la inestabilidad generada por el conflicto iraquí y la guerra civil en Siria.

El presidente yemení había apelado directamente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en una carta para que autorizara una intervención militar para frenar "la agresión de los huthis"contra su Gobierno.

La crisis política en Yemen, fruto de las disputas intestinas no resueltas con la caída del Gobierno de Salé, en 2011, se agravó el pasado mes de septiembre con la irrupción en Saná de los rebeldes chiíes.

Los huthis, que históricamente han reivindicado mayor autonomía para el norte de Yemen, llevaron a Hadi y su Gobierno a dimitir en bloque el pasado mes de enero, evidenciando así la pugna por el control de un país al borde de la guerra civil.