Hollande incorpora a los ecologistas para sumar apoyos parlamentarios

El ex primer ministro Ayrault, crítico con la reforma constitucional, dirigirá la diplomacia gala.

Francois Hollande con Jean-Marc Ayrault y Laurent Fabius
Francois Hollande con Jean-Marc Ayrault y Laurent Fabius

El ex primer ministro Ayrault, crítico con la reforma constitucional, dirigirá la diplomacia gala.

El Palacio del Elíseo anunció ayer en forma de comunicado la composición del nuevo Gobierno de Manuel Valls, en el que aparecen dos elementos clave: el nombramiento del ex primer ministro Jean-Marc Ayrault como ministro de Asuntos Exteriores y la entrada en el Ejecutivo de los ecologistas. El nuevo Ejecutivo cuenta con 38 ministros, seis más que el anterior, y respeta la paridad. «Junto al presidente, deseamos un Gobierno basado en la experiencia, la solidez: y así es con Jean-Marc Ayrault y Ségolène Royal», dijo Valls tras hacerse pública la composición del Gabinete.

La situación no deja de ser sorprendente: nunca se había visto hasta ahora a un antiguo primer ministro volver al Gobierno durante la misma legislatura, y para más inri a las órdenes de quien fue su ministro del Interior. Sobre todo sabiendo que Ayrault reprocha a Valls el haber tramado su salida para promocionarse como jefe del Ejecutivo, aliándose con los antiguos ministros Arnaud Montebourg y Benoît Hamon, cesados posteriormente por el giro social liberal del Gobierno.

El ex primer ministro ha debido poner sus condiciones, y la cartera de Exteriores le permitirá mantener una relación directa con François Hollande sin pasar por Valls, aunque resulta curiosa esta entrada tras las numerosas críticas vertidas por Ayrault estas últimas semanas contra la reforma constitucional y la privación de la nacionalidad a los condenados por terrorismo. «Si Francia está en peligro de paz, no la dividamos todavía más», tuiteó.

También ha sorprendido la entrada en tromba de los ecologistas, con tres fuertes personalidades, y especialmente el nombramiento de la secretaria nacional de Europa-Ecología-Los Verdes, Emmanuelle Cosse, como ministra de la Vivienda. Cosse ha aceptado el puesto que su antecesora al frente de Los Verdes, Cécile Duflot, rechazó hace dos años, negándose a entrar en un Gobierno dirigido por Valls.

El ecologista Jean-Vincent Placé ha sido nombrado secretario de Estado encargado de la Reforma del Estado, viendo así cumplidos sus grandes deseos, nunca ocultados, de entrar a formar parte del Gobierno, lo que ayer le valió convertirse en uno de los grandes protagonistas en Twitter, donde fue objeto de todo tipo de burlas. La tercera ecologista es Barbara Pompili, secretaria de Estado de la Diversidad, que también se ha mostrado contraria a la reforma sobre la privación de la nacionalidad, aunque al final ha votado a favor abriéndose así la posibilidad de formar parte del Ejecutivo.

Quien sí se ha jugado el nombramiento ha sido la nueva secretaria de Estado de Juventud y Deportes, Hélène Geoffroy. Ella ha votado contra la reforma de la Constitución, pero el ser fiel a sus convicciones, no le ha costado el puesto. Otro que esperaba con paciencia formar algún parte del Gobierno es el presidente de los Radicales de Izquierda, Jean-Michel Baylet, que llevaba más de 20 sin ocupar ninguna cartera y hereda la de Política Territorial.

Todos estos nombramientos han eclipsado otros no menos importantes, como el de la ministra de Cultura. El cese inesperado de Flore Pellerin ha traído consigo la designación de Audrey Azoulay, una persona desconocida del gran público, pero que desde 2014 trabajaba como consejera de cultura de Hollande tras ocho años en el Centro Nacional del Cine.