Socialistas y liberales europeos piden más concesiones antes de dar su «sí» a Juncker

Los socialistas y los liberales en la Eurocámara han considerado un "inicio positivo"la comparecencia ante sus respectivos grupos del presidente designado de la Comisión Europea, el conservador luxemburgués Jean-Claude Juncker, pero le han reclamado más concesiones antes de dar su 'sí' en la votación para confirmarlo que tendrá lugar en el pleno del 15 de julio en Estrasburgo.

El ex primer ministro luxemburgués no ha convencido sin embargo a Izquierda Unitaria ni a los Conservadores y Reformistas Europeos, el grupo de los 'tories' británicos, que votarán mayoritariamente en contra. Los Verdes fijarán su posición el lunes, pero previsiblemente estarán divididos, según han informado fuentes parlamentarias. Los euroescépticos ni siquiera han participado en el proceso.

Juncker necesita el apoyo de la mayoría simple de la Eurocámara, es decir, de 376 eurodiputados. Entre populares, socialistas y liberales -que han llegado a un acuerdo para garantizar una mayoría proeuropea estable- suman 479, aunque se espera que haya deserciones en todos los partidos que darán un resultado más ajustado.

El político luxemburgués -que fue designado el 27 de junio por los líderes europeos para suceder a José Manuel Durao Barroso- ha completado este miércoles su ronda de audiencias ante los principales grupos de la Eurocámara con comparecencias ante los Verdes, Izquierda Unitaria y el PP Europeo. Su objetivo era exponer sus prioridades políticas y tratar de recabar apoyos. El jueves tiene previsto reunirse con los líderes de todos los grupos políticos.

"Fue una reunión positiva y útil pero todavía no plenamente satisfactoria", ha dicho el presidente del grupo socialista, Gianni Pittella, de su encuentro con Juncker, que tuvo lugar este martes. Pittella ha celebrado el compromiso del luxemburgués de adjudicar la cartera de Asuntos Económicos a un comisario socialista y de acabar con la troika en futuros rescates, pero le ha reclamado más concreción sobre cómo aplicará la flexibilidad del Pacto de Estabilidad.

Los socialistas también piden a Juncker más detalles sobre sus propuestas sobre política migratoria, política exterior y energía y lucha contra el cambio climático. "Las negociaciones acaban de empezar, no vamos a acabar aquí", ha resaltado Pittella, que ha anunciado que seguirán dialogando con el presidente designado hasta la votación del martes que viene.

Posición de los liberales

Por su parte, los liberales de ALDE han celebrado que Juncker "es un europeo convencido". "Pero nuestro apoyo al señor Juncker no estará simplemente determinado por sus excelentes credenciales pro-europeas, sino que dependerá del contenido de su programa y de la medida en que nuestra familia política esté representada en la Comisión para que tengamos capacidad de aplicar nuestras prioridades", ha agregado ALDE en un comunicado.

En concreto, los liberales reclaman a Juncker que presente un paquete legislativo para completar la unión económica y monetaria y otro para impulsar el crecimiento, basado en la agenda digital, la integración de los mercados de capital, la modernización de las infraestructuras y la reindustrialización de la Unión. También piden que desbloquee la normativa antidiscriminación, que se comprometa a aumentar el número actual de 9 comisarias y que evite dar un "tratamiento especial"a Reino Unido.

Los Conservadores y Reformistas Europeos -el tercer grupo en la Eurocámara con 70 escaños- han criticado de nuevo el procedimiento para nombrar a Juncker, que era el candidato del PP europeo a presidir la Comisión en las elecciones del 25 de mayo, y han avanzado que no le respaldarán.

"Pese a algunas áreas de convergencia política, nos parece que en conjunto tenemos diferentes puntos de vista sobre la dirección futura de la UE. Nos gustaría equivocarnos, pero basándonos en el proceso y en la audiencia, no podemos apoyar al señor Juncker la semana que viene", ha dicho el grupo en un comunicado.

Finalmente, el presidente de Izquierda Unitaria, Gabi Zimmer, ha dejado claro que "las prioridades de Juncker no se ajustan a nuestra visión sobre el futuro de la UE". Este grupo ha lamentado que Juncker no se haya distanciado de la política económica europea durante la crisis ni haya propuesto auténticos cambios, pese a sus críticas a algunas políticas de los líderes europeos.

"Esto simplemente es insuficiente en un momento en que acabar con la austeridad, con su impacto devastador sobre millones de ciudadanos, es claramente el reto clave de nuestros tiempos", ha señalado Zimmer. Izquierda Unitaria ha criticado también que el luxemburgués no les haya dado garantías sobre el acuerdo de libre comercio que la UE negocia con EEUU.