Tropas sirias y aliadas recuperan Albukamal, feudo del Estado Islámico

Albukamal era el mayor bastión urbano que quedaba en manos de los extremistas en Siria, que han perdido el control del territorio al otro lado de la frontera, en Irak, adonde enviaban suministros militares en los últimos tres años a través de esta zona

La ciudad de Douma tras ataques aéreos
La ciudad de Douma tras ataques aéreos

Fuerzas sirias con el apoyo de milicias chiíes iraquíes, libanesas e iraníes tomaron hoy, por segunda vez, el control de la ciudad de Albukamal, fronteriza con Irak y último gran feudo urbano del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria.

Fuerzas sirias con el apoyo de milicias chiíes iraquíes, libanesas e iraníes tomaron hoy, por segunda vez, el control de la ciudad de Albukamal, fronteriza con Irak y último gran feudo urbano del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos aseguró que este dominio se produjo tras "violentos combates"que causaron, por un lado, la muerte de 31 efectivos gubernamentales y sus aliados, y por otro, la de más de 50 miembros del EI.

La recuperación del último gran bastión que controlaban los extremistas en Siria, situado en el extremo este de la provincia nororiental de Deir al Zur, llega después de que las tropas gubernamentales la perdieran dos días después de haberla conquistado el pasado 9 de noviembre.

Las unidades del Gobierno sirio y sus aliados han empezado a peinar la urbe, tras "la retirada"de los remanentes extremistas, dijo la ONG, cuya sede está en Reino Unido y que cuenta con una amplia red de observadores sobre el terreno en el país árabe.

Por otra parte, la agencia oficial de noticias siria, SANA, indicó que unidades del ejército sirio acabaron con los últimos "focos terroristas del Dáesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico) en la ciudad de Albukamal, a 140 kilómetros al sureste de (la ciudad) de Deir al Zur", y confirmó la "liberación completa"de esta estratégica urbe.

SANA informó ayer de que los terroristas del EI se encontraban asediados en una zona pequeña de la ciudad, sin especificar cuál, y que las unidades gubernamentales avanzaban "con cuidado"debido a las minas y los artefactos explosivos colocados por los yihadistas.

También señaló que "alrededor de 150 terroristas del Dáesh", entre los que se encuentran líderes del grupo, en Albukamal "huyeron al este del río Éufrates bajo la cobertura y protección de la coalición internacional", comandada por Estados Unidos.

La alianza internacional todavía no ha realizado ningún comentario al respecto.

El pasado 14 de noviembre, Rusia aseguró tener pruebas de que Estados Unidos ha "cooperado"con unidades del EI con el objetivo de impedir que Damasco tomara el control de la orilla oriental del río Éufrates.

Moscú acusó a EEUU de haber permitido a las unidades terroristas que huían de Albukamal reagruparse y rearmarse en los territorios controlados por la alianza, en la frontera sirio-iraquí, para luego lanzar nuevos ataques contra las tropas de Damasco.

Sin embargo, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, rechazó estas acusaciones y reclamó al Kremlin que deje a un lado "la propaganda"y que se concentre en el objetivo de ambas naciones de destruir al EI.

En este contexto, la agencia siria afirmó que "algunos (terroristas) se entregaron"a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos y apoyada por EEUU.

Por otro lado, SANA informó también de que las tropas de Damasco y sus aliados recuperaron el control de las localidades de Haran y Hardaneh, situadas en la provincia central de Hama.

Albukamal era el mayor bastión urbano que quedaba en manos de los extremistas en Siria, que han perdido el control del territorio al otro lado de la frontera, en Irak, adonde enviaban suministros militares en los últimos tres años a través de esta zona.

La provincia de Deir al Zur es, desde septiembre, escenario de dos ofensivas que transcurren por separado, una de las fuerzas gubernamentales sirias, respaldadas por la aviación rusa, y otra de las FSD, que cuentan con el apoyo de la coalición internacional.

En 2014, el Estado Islámico se hizo con el control de amplios territorios tanto en Siria como en Irak, donde proclamaron un "califato", aunque al grupo extremista ya solo le queda pocos reductos, concentrados en zonas desérticas en ambos países.

Efe