Actualidad

Trump ya tiene su comando espacial

El Comando Espacial controlaría la información de los satélites y alertaría de un ataque nuclear de Rusia o China

El Comando Espacial controlaría la información de los satélites y alertaría de un ataque nuclear de Rusia o China

Publicidad

Hace ya casi medio año que el presidente de EE UU, Donald Trump, prometió resucitar la Guerra de las Galaxias. No la película de George Lucas sino el viejo proyecto antimisiles de Ronald Reagan, remozado para las necesidades estratégicas del nuevo siglo. Y hoy tocaba presentar su prólogo, el llamado Comando Espacial, a cuyo mando estará el general John Raymond, aprobado por el Senado el pasado mes de junio.

Es una iniciativa del Pentágono, firmemente pilotada por el vicepresidente, Mike Pence, en el convencimiento de que EE UU necesita apostar por extender su poderío militar hasta el espacio. O, en un primer momento, hasta las capas exteriores de la atmósfera.

Publicidad

Conviene aclarar que si bien el Comando Espacial controlaría la información de los satélites y, por supuesto, alertaría de un ataque nuclear de Rusia o China, su papel es muy distinto al de una hipotética una Fuerza Espacial. Esa sí, cumpliría como una rama del ejército plenamente consolidada, junto a la Fuerza Aérea, los Marines, la Armada y etc.

Publicidad

El problema esencial de esta Fuerza, claro, es presupuestario. El Congreso ha calculado que la inversión inicial rondaría los 5.000 millones de dólares anuales, más de 13.000 millones durante los primeros los cinco años. Un presupuesto colosal, que nadie sabe si el país está en condiciones de afrontar; menos todavía con unas elecciones a la Casa Blanca en 2020 bajo el temor de una guerra comercial con Pekín.

El Comando Espacial, que fue una suerte de departamento extinguido hace casi veinte años, vuelve en cualquier caso para relanzar la conversación sobre el espacio. En opinión de Trump, una vía para relanzar la NASA, la otrora icónica agencia, bastante mermada en capacidades y proyectos desde hace tiempo.

La creciente amenaza atómica, ahora que caen los viejos tratados de no proliferación firmados por EE UU y la URSS, reforzaría la necesidad del escudo. Según Mark Esper, secretario de Defensa, para «garantizar la protección de los intereses de Estados Unidos en el espacio, debemos aplicar el enfoque, la energía y los recursos necesarios. Como comando de combate unificado, el Comando Espacial de los Estados Unidos es el siguiente paso crucial hacia la creación de una Fuerza Espacial independiente como un servicio armado adicional».