Política

Un 80% de los afroamericanos cree que el homicidio plantea cuestiones raciales

Alrededor del 80 por ciento de los afroamericanos de Estados Unidos piensa que el asesinato de Michael Brown en Ferguson, Misouri, plantea importantes cuestiones raciales que deben ser tratadas mientras que entre los blancos un 47 por ciento piensa que se le está dando demasiada importancia a la raza, según ha mostrado un sondeo publicado este martes.

La encuesta, llevada a cabo por la empresa estadounidense Pew Research, ha mostrado la división de la población estadounidense frente al caso del adolescente abatido por un policía. Según el sondeo, el 44 por ciento de la población, sumando blancos y negros, cree que el homicidio muestra cuestiones raciales que hay que resolver, mientras que un 40 por ciento cree que se está dando más importancia al tema de la raza sobre otros temas.

La división también se muestra en los datos que ha revelado la encuesta sobre la credibilidad de la población en las investigaciones que está llevando a cabo el Gobierno. Mientras un 52 por ciento de los blancos confía en la investigación, más de dos tercios de los negros no lo hacen, quedando un total de 45 a 41.

El sondeo ha comparado los datos del caso de Brown con los recabados cuando el joven afroamericano Trayvon Martin fue abatido por un miembro de una patrulla vecinal en Florida, en 2013 evidenciando que la preocupación por las cuestiones raciales ha aumentado de forma general en todos los sectores de la sociedad.

Mientras que tras el caso de Martin un 36 por ciento de la sociedad estadounidense, sumando negros y blancos, pensaba que estos casos ponían sobre la mesa un problema racial que debe ser tratado, después del homicidio en Ferguson un 44 por ciento cree que existe este problema.

Brown, de 18 años, murió el 9 de agosto al ser disparado en varios ocasiones por el agente Darren Wilson, tras una discusión cuyo contenido todavía no ha trascendido. Sin embargo, la negativa de la Policía a divulgar inicialmente el nombre del agente provocó unas fuertes protestas de la población, que continúan a día de hoy, y una durísima respuesta policial cuyas imágenes han dado la vuelta al mundo.

La encuesta ha sido realizada del 14 al 17 de agosto y ha contado con un total de 1.000 estadounidenses entre los que no hay ningún hispano.