Política

Una becaria de Putin en el Parlamento Europeo

La presencia de la hija del portavoz del Kremlin como asistente de un ex diputado de Le Pen despierta inquietud en la Eurocámara.

Elizaveta Peskova
Elizaveta Peskova

La presencia de la hija del portavoz del Kremlin como asistente de un ex diputado de Le Pen despierta inquietud en la Eurocámara.

Elizaveta Peskova tiene 21 años y estudia Derecho y Ciencias Políticas en Francia. Desde el pasado noviembre, esta joven rusa es becaria en el Parlamento Europeo (PE), donde es asistente de un eurodiputado ultra francés. Todo normal hasta que se desvela que Peskova no es un estudiante corriente, sino la hija del portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, que ha acompañado a Vladimir Putin desde que llegó al poder en el año 2000. Circunstancia que no pasa desapercibida en la institución comunitaria, en vista de que las relaciones diplomáticas entre Rusia y la Unión Europea atraviesan su peor momento desde la caída de la URSS hace casi treinta años. Los Veintisiete, que impusieron a Moscú sanciones por la ocupación de la península ucraniana de Crimea en 2014, temen las falsas noticias y la injerencia rusa de cara a las elecciones europeas del 26 de mayo.

Pese a estas reticencias, su padre rechaza buscar tres pies al gato y defiende el derecho de Elizaveta a realizar sus prácticas en la Eurocámara. “Es una estudiante normal y se trata de una práctica interna totalmente normal. No tiene nada que ver con mis responsabilidades y mi trabajo”, justifica Peskov ante la Prensa.

Peskova trabaja para el eurodiputado francés Aymeric Chauprade, que participa en la Comisión de Exteriores y en la Subcomisión de Seguridad del Parlamento Europeo. Elegido en las elecciones de 2014 en la lista del Frente Nacional de Marine Le Pen (hoy rebautizado como Reagrupamiento Nacional), Chauprade rompió con el grupo ultraderechista en 2015 y se sumó a la Europa por las Libertades y la Democracia (EFDD), de la que ahora es vicepresidente, junto a los euroescépticos británicos del UKIP de Nigel Farage y a los antisistema italianos del Movimiento 5 Estrellas (M5E).

Chauprade dijo a France Presse que Peskova no tiene acceso a documentos confidenciales, ni puede estar presente en reuniones o debates a puertas cerradas en el Europarlamento. Una portavoz del Parlamento Europeo, Marjory van den Broeke, confirma a la agencia de noticias francesa que todo el personal que realiza prácticas temporales en la organización, como Peskova no tiene acceso a documentos reservados.

“Como patriota francés, como ciudadano francés, nunca tomaría riesgos en términos de seguridad para mi país o para la UE en lo que se refiere a datos confidenciales”, se defiende Chauprade a la cadena Euronews. “Considero un escándalo acusar a esta joven de ser una presunta espía en el Parlamento Europeo”, añade el diputado, un conocido prorruso que en el pasado defendió la anexión de Crimea y forma parte de la delegación de la Eurocámara para Rusia.

Sin embargo, otros diputados no se siente tan tranquilos con la presencia de alguien tan cercana al círculo de Putin. Varios eurodiputados consideran que el Parlamento debería haber sido más estricto durante el proceso de selección, ya que Rusia ha dejado de ser un socio estratégico. “En organizaciones como la OTAN, los criterios son muy claros”, recuerda la eurodiputada letona del PPE Sandra Kalniete. “Y no hay nada personal en esos criterios. Si usted es hijo o hija de un jefe de un distrito militar en un país autoritario, nunca podrá integrar la organización como becario, no podrá entrar en la OTAN”, explica.

En opinión de la española Beatriz Becerra, miembro de la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos (ALDE), “Putin ha pretendido entrar hasta la cocina del Parlamento Europeo de la mano de uno de les eurodiputados de Le Pen contratando como becaria a la hija del portavoz del Kremlin”. “Y a algunos nos llama exagerados por no quitarles ojo!”, escribe en su perfil de Twitter.

Ajena a la polémica, Peskova, que concluirá su período de prácticas en abril, cuando finaliza la actual legislatura del Parlamento Europeo, cobra un salario mensual de mil euros, además de las dietas para sus traslados a los plenos que se celebran en Estrasburgo una semana al mes. La joven rusa es una asidua usuaria de la red social Instagram, donde publica fotos de sí misma con celebridades y tiene más de 78.000 seguidores. En su perfil, se la puede ver practicando tiro con las fuerza especiales chechenas o bailando con el presidente de la república caucásica, Ramzan Kadirov.