Una huelga general de los servicios públicos contra la austeridad paraliza Bélgica

Una huelga general de los servicios públicos convocada este miércoles en Bélgica en protesta por las políticas de austeridad del Gobierno federal han paralizado el país, en donde apenas el 5 por ciento de los trenes circulan con normalidad y hay paros en colegios, prisiones y otros servicios de la administración.La compañía nacional de ferrocarriles (SNCB) informa de que "muy pocos trenes"circulan en las primeras horas de huelga, por lo que "las grandes ciudades son inaccesibles"por esta vía.

En Bruselas, dos líneas de metro y "algunas líneas"de tranvía y autobús están funcionando durante la mañana de huelga, y con una frecuencia muy reducida, según ha informado en un comunicado la compañía de transporte público de la ciudad (STIB).

También la compañía Thalys que une con alta velocidad Bélgica y Francia anuncia "fuertes perturbaciones"de sus rutas a lo largo de este miércoles debido a la protesta y pide a sus usuarios que cambien sus billetes para otra fecha.

El aeropuerto de la capital europea no prevé un impacto de la huelga en los vuelos con salida o destino Bruselas, pero sí advierte de las dificultades para llegar al mismo por los paros del transporte público.

Los hospitales, escuelas y radio y televisión públicas son otros de los sectores que funcionan con servicios mínimos, mientras que la Policía ha decidido no tramitar las infracciones menores esta semana para manifestar su malestar con los recortes en la función pública.