¿Cómo puede beneficiar el cambio de armario a tus emociones? 5 reglas de oro para el cambio de armario perfecto

El psicólogo Emilio José Núñez analiza los beneficios del cambio de armario durante esta Semana Santa de cuarentena por coronavirus en España.

Emociones cambio de armario.
Emociones cambio de armario.Jordi Pujadas (nombre del dueño)

¿Eres de las que le cuesta horrores hacer el cambio de armario? Yo confieso que soy de ese grupo, pero esta vez no tenemos excusa. La Semana Santa de cuarentena por coronavirus en España en el momento para hacer ese cambio de armario que llevas atrasando desde hace semanas. Ya ha llegado la primavera y estamos todo el día en casa, aunque la mayoría tengamos que teletrabajar, tenemos la excusa perfecta para no retrasar un proceso que muchas veces genera sentimientos encontrados. Para ayudar con esta tarea, desde wallapop nos desvelan las cinco reglas de oro para hacer el cambio de armario y no fracasar en el intento. De la mano del psicólogo Emilio José Núñez, y analiza los beneficios del cambio de armario en las emociones de las personas.

Lo primero que implica el cambio de armario es orden. “El orden claramente afecta a nuestras emociones, aunque algunas personas son “felices en su caos” y otras son de tenerlo todo excesivamente organizado. De forma general podemos decir que el orden, físico y mental, suele generar tranquilidad. El poder predecir dónde encontraremos cada cosa cuando la necesitemos, nos proporciona seguridad y lo contrario produce ansiedad”, señala el psicólogo Núñez.

Pero, ¿qué más emociones puede levantar el cambio de armario? Además de esta sensación de tranquilidad, Emilio José apunta que las normas en casa “evitan explosiones emocionales de ira, al no encontrar ciertas cosas o cuando las zonas comunes de la casa son invadidas por objetos de unos u otros, e interfieren en la vida de los demás. Otra emoción que se suscita fácilmente cuando ordenamos una habitación o un armario es la nostalgia, ya sea tristeza o alegría, al rememorar las situaciones en las que nos pusimos aquellas prendas o utilizamos esos objetos, ya sea por su visión, su tacto o su olor”, comenta Núñez.

Toma nota de estos consejos:

  • Empieza fijando timings. El cambio de armario supone sacar toda la ropa de invierno, guardarla y colocar las prendas de primavera/verano. Tanto si te enfrentas a un gran vestidor de película, como a un armario más modesto, la clave está en marcar objetivos en base a timings. “El cambio de armario también genera ansiedad y estrés que implica cambiar en un periodo corto de tiempo todo el vestuario. Si se hace tarde se viste ropa que abriga demasiado, si se hace pronto durante días uno va con frío. Para evitar estos estados de ánimo es fundamental la planificación”, comenta Núñez.
  • Pon en marcha el “decluttering” y llévalo al siguiente nivel. Este término significa “deshacerse de aquello que ya no se utiliza” y el cambio de armario es su momento perfecto. Según Núñez, “es recomendable aprovechar el cambio de armario para desprendernos de muchas prendas para aligerar el contenido del armario. Esto suele ayudarnos a tener más tranquilidad mental, sabemos que lo que hay es útil, nos sirve, nos gusta y no nos deprime”. Aquí podemos encontrarnos con cuestiones emocionales, y Núñez vuelve a apelar al “decluttering”: “Muchas prendas están ligadas a un recuerdo y creemos que, si nos deshacemos de ellas, estamos menospreciando esa vivencia. Para lograr desprendernos de estas prendas, podemos darlas a personas que las puedan utilizar, eso disminuye nuestra sensación de derroche. El beneficio obtenido de deshacernos de ellas será superior a las ventajas de mantenerla: Facilita nuestro orden físico y mental, y le proporciona más uso y disfrute a esa prenda por otras personas (es de justicia que las cosas que no usemos las puedan utilizar otras personas antes que tirarlas)”.
  • Jugad un poco con vuestra creatividad. El “upcycling” es otra de las tendencias que se puede practicar a la hora de hacer el cambio de armario, una práctica muy divertida para hacer en familia. Se trata de reconvertir las prendas que no se usan en algo nuevo, utilizando partes de otras o dándoles un toque de originalidad. Además de ser una actividad muy entretenida, la tendencia tiene mucho que ver con la redefinición del concepto estrenar, ya que apela a la creatividad para reciclar prendas que pueden volver a estrenarse.
  • Limpieza total. Ya hemos eliminado las prendas del invierno. Pero, antes de pasar a colocar las nuevas prendas más primaverales en el armario, es conveniente limpiar completamente el espacio, así como las nuevas prendas que se van a instalar. La ropa guardada puede haber cogido olores o encontrarse en mal estado. Es importante lavarlo todo cuidadosamente para que todo lo que se introduzca en el armario esté perfectamente preparado para el nuevo uso.
  • Organiza las prendas. En el proceso del cambio de armario pasamos de tener menos ropa, pero que ocupa mucho espacio (abrigos, bufandas de lana, botas...) a más ropa, pero más ligera. Esto significa tener que gestionar un volumen mayor de prendar. Para facilitar la elección cada día de la vestimenta que llevamos -una tarea que en las familias más numerosas es todo un quebradero de cabeza-, desde wallapop se recomienda ordenar la ropa por categorías y colores. “El orden y la organización evita la sensación de no tener a mano lo que uno pueda necesitar un día específico porque no lo encuentra o no está a mano. Incluso podría llegar a causar tristeza, al tener que enfrentar a imprevistos. Y el no poder tener todo ordenado y organizado a tiempo causa sensación de no tener control de la situación, del tiempo, del ritmo de vida”, comenta Núñez.

Para animar a sus miembros a aprovechar el tiempo en casa durante esta cuarentena por coronavirus en España, wallapop ha lanzado en sus canales sociales la campaña #wallachallenge. A través de distintos retos, la plataforma quiere sacar el lado más humano de las personas generando una serie de retos para actuar desde el hogar. Uno de ellos, #WallaCondo, está relacionado con el cambio de armario. Ya sabes, ¡súmate sacando una foto de tu armario perfectamente ordenado!