7 consejos que hacen que caminar en tacones sea más sencillo

Para olvidarte del dolor de pies y andar con elegancia.

Si en un accesorio de moda ha de materializarse el famoso refrán “para presumir hay que sufrir” es en los tacones. Caminar con ellos no es sencillo y sin embargo lo hacemos por lo mucho que estiliza, por lo tantísimo que realza nuestros looks. Además, ¿sabes que los zapatos dicen muchas cosas de nuestra personalidad? Así, como renunciar a los tacones es algo que ni nos planteamos, hemos recogido 7 consejos que hacen que caminar en tacones sea más sencillo. A continuación te los mostramos para que puedas aplicártelos.

  • No todos los tacones son iguales: es fundamental que escojas el tacón que mejor se adapte a ti y que sepas que no todos los tacones que a tu amiga le han parecido cómodos te van a parecer confortables a ti. Es posible que el arco de tus pies sea distinto al suyo, que tengas los pies más anchos, más estrechos o más planos. Son muchos los factores que marcan la diferencia por eso el primer consejo pasa por probar, probar y probar.
  • Estira los tobillos: como lo lees. Si estás acostumbrada a llevar zapatos planos, es posible que tus tobillos sufran cuando te subas en un par de tacones. Por eso, es fundamental que antes de ponértelos hagas algunos estiramientos. Es más, si los haces cuando tengas tiempo en los días previos, resistirás más tiempo con los zapatos más sexies. También puedes ponerte unos botines de tacón bajo a lo largo de la semana anterior al evento para que tus tobillos se vayan acostumbrando.
  • Abastécete de algunos elementos esenciales adicionales: las plantillas de gel, almohadillas y lociones antirrozaduras están ahí para que las utilices. Te recomendamos que vayas a comprarlas con tus tacones en mano. Solo así darás con las que de verdad te vienen bien para el zapato concreto que te vayas a poner.
  • No empieces la casa por el tejado: si no estás habituada a llevar tacones, lo mejor será que apuestes por unos de tacón bajo. De lo contrario, como seguramente sepas, no lo pasarás bien y estarás constantemente preocupada por el dolor de pies. Lo mejor es ir acostumbrándose de manera gradual.
  • Ponte un reto: nunca des por hecho que la superficie por la que vas a caminar es la mar de cómoda. Puede ser que te toque caminar por algún suelo empedrado o de madera y no es tan agradable como andar por una lujosa alfombra roja. Por eso, para que nada te pille por sorpresa, ponte los tacones cuando estés en casa. Incluso puedes darte una vuelta con ellos al rededor de esta. Practica tu caminata.
  • Plataforma y sujeción al tobillo: por suerte, los tacones con plataforma no han pasado de moda. Así que quienes no estén acostumbradas a caminar con unos centímetros de altura, pueden seguir apostando por ellos. Son mucho más cómodos que un tacón de aguja y más si llevan sujeción al tobillo. Esta última hace que caminemos más seguras y esto, al mismo tiempo, evita que realicemos movimientos extraños que puedan ir generándonos molestias.
  • No te guíes solo por el precio: regresamos al primer consejo (probar, probar y probar). No siempre los zapatos más caros son los más cómodos. Es fundamental que te los pruebes y, de hecho, si de cara a un evento especial tienes la oportunidad de hacértelos a medida, ni te lo pienses.

¿Lo has apuntado todo? ¿Ya estamos listas para una carrera de tacones?