Ay amigas, no os lo vais a creer, pero la pandemia (y la incertidumbre) ha hecho que en España seamos AÚN MÁS INFIELES

Entrevistamos a Christoph Kraemer, director general de Ashley Madison, para saber más del tema.

Imagen de la serie 'Sexo en Nueva York'/ PINTEREST
Imagen de la serie 'Sexo en Nueva York'/ PINTERESTPINTEREST

Ay, amigas. Si es que la pandemia solo nos ha dejado malas noticias. Y entre las menos importantes y banales esta esta. La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestro estilo de vida en todos los sentidos. La web de citas para casados Ashley Madison ha llevado a cabo varios estudios para analizar el amor en tiempos de coronavirus y profundizar sobre la vida matrimonial en España y en el mundo, así como para averiguar por qué muchas personas casadas han elegido tener relaciones extramatrimoniales en este contexto. En Lifestyle hemos hablado con Christoph Kraemer, director de la marca Ashley Madison en Europa. ¡No te lo pierdas!

Nos gustaría saber si el confinamiento y la pandemia ha cambiado la manera de actuar de los infieles en España. ¿Han aumentado el número o han disminuido?

El último año ha sido una situación extrema para todo el mundo. Sin poder ir a la oficina, quedar con amigos o hacer deporte, parejas de repente tuvieron que pasar 24 horas al día juntos. Mientras que para unos eso fue una oportunidad para consolidar aún más su relación, muchos se dieron cuenta que su pareja no les ofrecía ni el apoyo emocional que anhelaban ni intimidad física – de hecho, tres de cada cuatro dicen que tuvieron menos o ningunas relaciones sexuales con su esposo o esposa. Por lo tanto, no es sorprendente que cada vez más personas estén buscando lo que falta en casa fuera. En Ashley Madison vimos un bajón en las nuevas inscripciones en los dos primeros meses del confinamiento, pero desde entonces hemos tenido aumentos mensuales de entre 30-40% en nuevos registros.

En uno de sus estudios leí que los infieles consideraban la infidelidad como una manera de cuidado personal. ¿Me lo puede explicar mejor? ¡Porque es sorprendente!

El 93% de los infieles equipara tener una aventura a una forma de autocuidado. A primera vista esta afirmación es ciertamente sorprendente. En realidad, sin embargo, no parece tan extraño. Uno tiene derecho a ser feliz y solamente siendo feliz puede compartir y trasmitir esta felicidad a su entorno y su pareja. Si la pareja no proporciona la atención emocional y/o sexual que uno necesita para ser feliz, uno la busca fuera. De esta manera la persona se siente más satisfecha, una sensación de la que también se suele beneficiar la pareja. Casi un tercio de los usuarios de Ashley Madison dicen que su relación ha mejorado por haber tenido una aventura.

Actualmente en España, quién son más infieles, ¿mujeres o hombres? ¿Ha habido cambio de tendencia en los últimos años?

En España, igual que a nivel mundial, estamos entorno a 1 usuario activo por pago por 1 mujer activa. Hay ligeras variaciones según el año, pero es mínimo. Tiene sentido porque para tener una aventura se necesitan dos personas. Uno solo no puede ser infiel.

La próxima semana lanzáis el estudio de los pueblos más infieles de España, cuénteme un poquito más sobre el estudio.

Cada año miramos en que ciudades Ashley Madison tiene el mayor número de nuevas inscripciones y lo relacionamos con la población para calcular donde se encuentra la mayor concentración de infieles – y por lo tanto la mayor probabilidad de conseguir una aventura este verano. Lo que puedo adelantar es que la ciudad más infiel va a sorprender – no es capital de CC.AA., ni siquiera es capital provincial. ¡A ver si tendrá más visitantes que nunca este verano!

¿Cree que el concepto de infidelidad acabará desapareciendo en nuestra sociedad?

Lo espero y estoy convencido que en un futuro no tan lejano será un concepto obsoleto. Para muchos, sino igual la mayoría, la monogamia no funciona. Biológicamente no tiene sentido. Solo entre el 3-5% de los mamíferos es monógamo. Históricamente tampoco lo hemos sido. Sin embargo, nos hemos impuesto este concepto que causa por lo menos mucho estrés para muchas parejas. Esperar que una persona pueda satisfacer todas tus necesidades emocionales y sexuales durante toda una vida es una expectativa que ningún ser humano puede lograr. Habría que ser un súper-humano y aún así... Vemos que la Generación Zeta, pero también otras generaciones, están explorando cada vez más diferentes modelos de pareja – relaciones abiertas, poliamorosas etc. El monolito que es la relación monógama como única forma socialmente aceptada de pareja tiene sus días contados. El movimiento hacia modelos consensuados de convivencia igual de diversos que lo somos los seres humanos es, en mi opinión, imparable y enriquecedor. Cuando se haga realidad, ya no se requiere esconder nada y por lo tanto no hay infidelidad.