Lifestyle

Adiós a los filtros de Instagram que promueven la cirugía estética

Las 'influencers' los han puesto de moda.

Las 'influencers' los han puesto de moda.

Publicidad

¡Tienen las horas contadas! Y las influencers y las famosas son las que más van a notar su ausencia. Filtros como el popular Fix Me, una especie de mapa a rotulador que simula las supuestas ‘mejoras’ que un cirujano plástico llevaría a cabo sobre el rostro del usuario (desde rellenar pómulos a subir párpados), ya no tendrán cabida en Instagram. Así lo ha anunciado en un comunicado Facebook. ¡Bye bye retoquitos de Instagram!

La compañía –dueña de Instagram– asegura que prohibirán los filtros de realidad aumentada (AR) vinculados con la cirugía plástica, ya que su propósito es que dichos recursos “sean una experiencia positiva”, por lo que están revisando sus actuales políticas en lo relativo al bienestar.

A pesar de la popularidad de filtros de Instagram como el mencionado o como Plastica, Princess Carolyn o Bad Botox, parece que, a partir de ahora, este tipo de máscaras no tendrán cabida en la red social.

Instagram ha centrado este año sus esfuerzos en minimizar el daño psicológico que pueda causar entre sus usuarios y trabaja en hacer de la aplicación un lugar más amable para la comunidad.

Publicidad