Ashley Judd: «Mi carrera sufrió por rechazar las propuestas sexuales de Weinstein»

La actriz ha demandado al productor alegando que perdió oportunidades laborales y dinero cuando él la puso en una “lista negra” después de un desagradable encuentro en un hotel de Beverly Hills

Ashley Judd fue una de las primeras mujeres en contar el acoso sexual que padeció a manos de Harvey Weinstein. Seis meses después ha puesto una demanda en su contra en la que alega que el productor la vetó de ciertas películas después de que ella lo rechazara. “Perdí oportunidades laborales. Perdí dinero. Perdí estatus y prestigio en mi carrera como resultado directo de haber sido acosada sexualmente y de haber rechazado ese comportamiento”, aseguró ayer la actriz en una entrevista con “ABC News”. Además, Judd ha afirmado que donará cualquier ganancia que obtenga tras el juicio al fondo de defensa legal de Time’s Up.

“Lo que quiero es que el señor Weinstein se haga responsable de su comportamiento ilegal. Y esa responsabilidad no es solo con respecto a mí, sino con respecto a todas las personas que padecieron su acoso en el entorno laboral, en particular en los casos en que hizo énfasis en llevar a cabo una venganza económica y causó daños a nuestras carreras”, continuó la intérprete. De este modo, ya no se trata del acoso en sí -que en muchos casos, ha prescrito-, sino de las acciones posteriores del productor, que han sido denunciadas también por numerosas actrices.

Judd ha dicho que en 1997 Weinstein organizó una reunión con ella en un hotel de Beverly Hills y que cuando ella se presentó, fue llevada a su habitación, donde él le pidió primero un masaje y luego que lo observara mientras se duchaba. Ella se negó y a partir de entonces, según asegura, desaparecieron varios papeles en películas que ya tenía apalabrados.

Es el caso de “El señor de los anillos”, filme para el que tenía agendadas dos audiciones que fueron canceladas. El director, Peter Jackson, ha dicho que efectivamente Weinstein le advirtió que trabajar con Judd era “una pesadilla”. Los abogados del productor, sin embargo, niegan las acusaciones de la actriz y aseguran que, al contrario, Weinstein la ayudó a impulsar su carrera.

Además de la sustanciosa suma de dinero que podría costarle esta demanda al productor, su antigua compañía se enfrenta también a una lucha legal. En marzo, la empresa que lleva su nombre se declaró en bancarrota y ahora saldrá a la venta en una subasta. Sin embargo, Meryl Streep, Leonardo DiCaprio, George Clooney y Quentin Tarantino, entre otros, han demandado a la Weinstein Corp. para impedir su venta antes de que salde sus deudas con ellos, que suman millones de dólares.