• Por qué hacer meditación. ¡No te pierdas los detalles!

Por qué hacer meditación. ¡No te pierdas los detalles!

Te damos los diferentes por los que tienes que incorporar la meditación a tu vida

Aseguran los expertos que lo primero que tienes que hacer al despertarte es meditar, si puede ser, entre veinte y treinta minutos cada día, para plantearte qué es la vida, quién eres... Tienes que estar bien sentado, con la espalda recta y la cabeza alineada, sin cruzar brazos ni piernas.

Para no perderte y, lo más importante, para perseverar en el tiempo, puedes recurrir a un guía que te acompañe físicamente, o hacerlo a través de alguna plataforma digital. Debes ser consciente que la meditación es una indagación acerca de nuestra identidad, y, por lo tanto, es necesario estar en una actitud de máximo interés y presencia, y que meditar va mucho más allá de una mera relajación y de técnicas de respiración.

Los beneficios de la meditación son inmediatos, pero es importante que no desfallezcas en el momento en el que lleguen dificultades, como la pereza, el aburrimiento, la vergüenza o el miedo. Para conocer los beneficios de la meditación, entrevistamos a Antonio Jorge Larruy, que es investigador en autoconocimiento y fundador de Espacio Interior, un centro de desarrollo y crecimiento personal.

¿Por qué es tan importante la meditación?

La meditación es un asunto de primer orden, porque necesitamos tomar conciencia de nosotros mismos, ya que nos levantamos acosados por fantasmas de todo tipo: obligaciones, miedos, tensiones... En general, vivimos atrapados entre la presión del futuro, el peso del pasado y los límites del presente, y empezar el día meditando, nos permite salir de esta cárcel mental y reconocernos en algo verdadero y pleno.

¿Qué es la meditación?

Es adentrarte en una experiencia real y viva de ti mismo. Es indagar quién eres, cuál es tu verdad, de qué estás hecho. Y ese enraizarte y conectarte contigo mismo te conecta con un fondo inagotable de energía, amor, felicidad e inteligencia. Y día tras día vas reconociéndote en este fondo, en esta vida.

¿La meditación es inagotable?

Sí, porque te conecta a una riqueza interna que, si no la examinamos, caemos en el paradigma del “tener”. La meditación te ayuda a mantenerte en el paradigma del ser para luego actuar con generosidad. Es decir, gracias a la meditación, descubres la plenitud y la riqueza que hay dentro de ti y después actúas con generosidad para compartir lo que eres, al igual que hace la naturaleza, que continuamente expresa energía, belleza, verdad, paz...

¿Qué pasa si no se medita?

Que no reconoces tu riqueza natural ni descubres tu energía inagotable y, por lo tanto, no te das cuenta de que eres rico y buscas fuera de ti tener, conseguir más... Meditar te ayuda a ser y a no estar apegado al tener, porque sabes que tu riqueza está dentro de ti y te ayuda a sacar todo tu potencial.

¿Qué otro beneficio aporta la meditación?

Reconectarse con uno mismo tiene múltiples beneficios: aumenta considerablemente tu nivel de energía, eres capaz de hacer más cosas que antes y además las haces desde una paz y una felicidad que generan un impacto beneficioso en el entorno. También te permite descubrir que tu ‘personaje’ subjetivo lo forman los pensamientos de tu mente, que no son tu ‘yo’ real. Durante la meditación, suelen llegarnos pensamientos de todo tipo y es bueno dejar que la mente ‘hable’ y mantenernos quietos, sin intervenir, sin querer arreglar nada; sólo observamos y esto va produciendo una desidentificación del pensamiento que nos permite dejar de reaccionar. El pensamiento (no me quieren, por ejemplo) genera una emoción (me siento triste) y esta provoca una reacción (me quedo encerrado en mi habitación). Ver el error del pensamiento “no me quieren” me permite dejar de sufrir sus consecuencias y me deja en una disposición de libertad para actuar con creatividad y profundidad.

Por qué hacer meditación. ¡No te pierdas los detalles!

La meditación, ¿implica actuar?

Meditación y acción son dos movimientos unidos entre sí, como la sístole y diástole, en la meditación soltamos las ideas que tenemos de las cosas y de nosotros, y descubrimos un potencial interior. Conectar con este potencial nos lleva a actuar, pero en vez de actuar para conseguir algo -que suele ser lo habitual-, actuamos para expresar esta riqueza que late en nuestro interior. Una buena meditación conlleva una acción gozosa, auténtica y entregada y, cuanto más profunda es la acción, más profunda es la meditación.

¿Cómo hay que meditar?

Lo primero que hay que hacer es parar: siéntate en la experiencia del presente, cultiva el acto de estar aquí, ya que el ser humano tiene serios problemas para estar donde está (siempre está en otro lugar diferente: en el pasado, en el futuro...). Lo segundo, observa tu interior, sin juzgar; simplemente, dándote cuenta de cómo es ese interior. Y, lo tercero, ama: di sí, acepta, ama lo que observes y acógelo, no lo juzgues ni te resistas, porque la resistencia aporta sufrimiento. Sólo así te darás cuenta de que todo fluye y de que hay que quitarse el ‘fantasma del yo’ de encima.

¿En qué consiste ese ‘fantasma del yo’?

En que tú tienes un concepto de ti diferente a lo que eres en verdad. Tienes un concepto de ti limitado, cuando tu realidad es poderosa e infinita. Afortunadamente, todos tenemos momentos en los que nos olvidamos del yo, y nos entregamos de verdad, desparecen el tiempo, las ideas... Y es un momento de vida, de experiencia, en el que nos olvidamos de todo. Porque esa realidad nos llena y no nos hace falta nada. En esos momentos somos uno con el instante presente, todo fluye sin necesidad de que intervenga el yo.

¿Por qué es tan importante vivir el presente?

Tienes que ser consciente de que es como cuando ves una película: que te metes en esa historia y pierdes de vista el mundo. Pues nuestra mente es como una pantalla de televisión, con relatos, episodios... Si te enganchas a la mente, te metes en tu película y no vives la realidad presente. La meditación, por lo tanto, te descubre que estás en una trama errónea, y que tu esencia no se ve afectada por nada, igual que la pantalla de cine no se ve afectada por la película, y ese descubrimiento te da paz.

¿Por qué la meditación supone descubrir tu riqueza?

Yo valgo en mi esencia y no necesito buscar ningún reconocimiento externo ni tampoco creer a los demás cuando me dicen que yo no valgo. La meditación te ayuda a tener seguridad en ti mismo y a compartir después lo que eres y, también, a no buscar fuera de ti el amor, ni el reconocimiento... Con la meditación, aprendes a vivir de manera auténtica, te reconoces fuerte y das la riqueza que hay en ti a los demás. Tengo demostrado que las tres claves de la felicidad en esta vida son la autenticidad, la entrega y vivir el presente. Y la meditación te ayuda a conseguirlas y, por tanto, a vivir mejor.