Kim Kardashian temió ser violada

La Policía francesa continúa recabando pistas y no descarta que el robo se planificara desde el entorno de la mediática y controvertida estrella

La Policía francesa continúa recabando pistas y no descarta que el robo se planificara desde el entorno de la mediática y controvertida estrella

Estaba en la cama y vestida solamente con una bata de baño cuando escuchó a los atracadores irrumpiendo en su apartamento. Alertada por el ruido, intentó marcar el teléfono de su guardaespaldas, Pascal Duvier, pero los ladrones entraron en su habitación y se lo arrebataron, relata el portal TMZ. «Pensó que sería violada y que iba a morir en el baño. Kim Kardashian lloraba presa del pánico y rogaba por su vida antes de ser maniatada y sellada su boca con cinta adhesiva», señala una persona amiga a «US Weekly». La modelo vivió la madrugada del domingo al lunes el peor momento de su vida. Tras conseguir liberarse, sus gritos despertaron a su amiga y estilista personal Simone Harouche, que dormía en la planta baja, y que fue quien avisó a Duvier. El joven, que se encontraba en el club Arc velando por la seguridad de las hermanas Kourtney Kardashian y Kendall Jenner, regresó de inmediato al apartamento y, muy afectado, expresó su compromiso de «encontrar a los responsables».

La Policía francesa, que continúa recabando pistas para dar con los delincuentes, respalda la hipótesis de que podría tratarse de un asalto perpetrado por los Pink Panther, una banda criminal organizada cuyos miembros provienen en su mayoría de Serbia y Montenegro, y cuyos «trabajos» son conocidos por su precisión, sus disfraces y por utilizar una mínima violencia. Entre las joyas personales robadas –además del anillo de boda de 20 quilates diseñado por Lorraine Schwartz que a Kardashian tanto le gustaba mostrar en las redes sociales, y otro de la reconocida joyera que días antes había exhibido en Instagram con un enorme diamante, así como una tiara bucal de oro y brillantes–, podría haber piezas prestadas para la Paris Fashion Week. También fueron sustraídos dos iPhones que serían propiedad de la estrella estadounidense.

Según «US Weekly», un fotógrafo que siguió a la familia Kardashian desde que llegó a París está siendo interrogado. El reportero tuvo acceso a un restaurante en el que cenaban las hermanas y su madre, Kris Jenner, haciéndose pasar por policía. El mismo disfraz que utilizaron los hombres que ataron y amordazaron al conserje para entrar en la residencia del distrito 8. Sin embargo, hay quien apunta que el ataque podría haberse tramado desde el entorno de la modelo, ya que no es lógico dejar sin protección una casa que alberga joyas de tanto valor. Steve Stanulis, antiguo guardaespaldas del clan, culpa del robo a la propia Kim por el permanente alarde de su riqueza en internet.

La alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, condenó de inmediato la agresión, asegurando que «será siempre bienvenida en París». Además, hizo énfasis en que el robo fue «un hecho muy poco común, ocurrido en un recinto privado», y resaltó que «en ningún caso pone en cuestión la seguridad del espacio público parisino (...). Las calles están protegidas a la altura de las necesidades». Sus declaraciones fueron también una respuesta a la diputada Nathalie Kosciusko-Morizet, quien afirmó que el asalto «anula brutalmente» los esfuerzos por mejorar la imagen de la capital y aumentar el turismo.

Horas después del robo, la estrella de telerrealidad abandonó Francia en un jet privado para reunirse con su marido, el rapero Kanye West, en Nueva York.