Georgina Chapman, ex de Weinstein: «Me di cuenta de que tenía que apartar a mis hijos de él»

La diseñadora habla por primera vez desde que se conocieran las acusaciones de abuso sexual al productor

La diseñadora habla por primera vez desde que se conocieran las acusaciones de abuso sexual al productor.

Después de todas las denuncias hacia Harvey Weinstein de acoso sexual se esperaba con ansia conocer el testimonio de la persona que estuvo casada durante diez años con él. Georgina Chapman, co-fundadora y diseñadora de la firma Marchesa ha roto su silencio concediendo una conmovedora entrevista a la revista «Vogue», en la que ha hablado de todo lo sucedido en torno al que ya es su ex marido. Champman afirma sentirse «humillada y rota» después de que comenzaran a salir a la luz los casos de abuso sexual. Dice no haber sabido nada de lo que pasaba aclarando:

«Había una parte de mí que era terriblemente ingenua. Claramente ingenua». Para la diseñadora, Weinstein era un hombre «maravilloso con sus hijos y amigos» y «conocer sus sombras ha sido muy difícil. Era un compañero maravilloso para mí, mi confidente y mi apoyo». La ex mujer del productor tenía una imagen de su marido muy diferente a la que multitud de mujeres han pintado con sus relatos y esta inocencia y conocer la dura verdad es lo que más pesa para ella: «Eso es lo que hace que esto sea tan increíblemente doloroso: pensé que tenía un matrimonio muy feliz».

«Tardé un par de días en asumir qué había pasado. El primer artículo hablaba de algo que pasó antes de que yo le conociera. Pero luego vino otro y otro, me di cuenta de que no era un incidente aislado. Y que tenía que apartar a los niños de él», relata Chapman. A pesar del impacto causado con dichas informaciones y de que llegó a perder cinco kilos en cinco días explica: «Ni siquiera quise ir a terapia, pensaba que no lo merecía ante el sufrimiento de tantas otras mujeres». El paso del tiempo no consigue borrar tanto sufrimiento: «Tengo momentos de ira, de confusión, y de incredulidad. Hay veces que solo lloro por mis hijos.

¿Cómo van a ser sus vidas? ¿Qué les va a decir la gente? ¡Ellos quieren a su padre! ¡No puedo soportarlo!». Más de medio año después, comenta: «Todavía es muy, muy duro. El otro día estaba subiendo las escaleras y me detuve: era como si todo el aire me hubiera salido de los pulmones».

Ser la esposa de Weinstein después de lo ocurrido no es fácil y rápidamente todo ello tuvo consecuencias en su firma de moda. Marchesa era una de las marcas que más se podían ver por las alfombras rojas y tras el escándalo, galas como los Oscar o los Globos de Oro no tuvieron ninguno de sus diseños: «No nos pareció adecuado contactar con ninguna actriz, dada la situación. Todas las mujeres que han sido heridas merecen respeto y quiero darles todo el tiempo que necesiten». Chapman llegó hasta suspender su desfile: «No pensé que fuera respetuoso salir a desfilar. Me dije: “¿Quién soy yo para salir a desfilar con todo lo que está pasando?”». Ahora, la firma comienza a resurgir después de que Anne

Wintour la apoyara públicamente desvinculándola de lo que hizo su marido.

Además, hace tan solo unos días, por primera vez después del revuelo, una actriz se decidió a vestir uno de sus diseños en forma de apoyo. Fue la actriz Scarlett Johansson quien sorprendió al llevar Marchesa en la gala MET. Aun así, Georgina Chapman no se siente «una víctima»: «No creo que lo sea. Soy una mujer que pasa por una situación de mierda, pero no soy la única».