La asistenta respondona de María Teresa Campos

María ha denunciado a la que fue su jefa durante 15 años y le pide 10.000 euros

Teresa Campos y María, en una escena de «Las Campos», donde la asistenta aparecía  junto a la presentadora, Terelu Campos y Carmen Borrego
Teresa Campos y María, en una escena de «Las Campos», donde la asistenta aparecía junto a la presentadora, Terelu Campos y Carmen Borrego

María ha denunciado a la que fue su jefa durante 15 años y le pide 10.000 euros.

Bertín empezará el año haciendo las maletas y María Teresa Campos buscando nuevo servicio, haciendo las maletas y de mudanza. Un vía crucis cara a Navidad, no les permitirá adornar con chinchiches, a Belén pastores, luces y espumillón como es tradición. El jerezano inicia gira larga por las Américas, no para un sencillo fin de semana cualquiera ni una actuación intrascendente. Espoleado por el éxito televisivo, no solo aumentará la duración del programa sino el número de invitados: «Será la monda, ya verás. Cuento con colaboraciones sensacionales e iré mezclando al famoseo. Dejaré a punto unos veinte programas mientras retomo mi actuaciones americanas»

¿No es una manera de distanciarte de los tuyos como rumorean? «Nada de eso, es un rumor que nos endilgan cada cuatro años. Seguimos muy enamorados». Deja disco preparado a punto de salida. Es algo que también recupera en la onda del excepcional Miguel Poveda, a quien los Reyes Magos le traen un álbum casi antológico. Lo edita festejando sus 30 años en la música y contiene un homenaje a Bambino, tan rompedor en su tiempo, El Pescadilla –que excepcionalmente recoge estos títulos–, Manzanita, Lole y Manuel y Los Chichos. Tras el solo relativo impacto de su politiquería musicada a ritmo de pasodobles, vuelve al repertorio de siempre prologando así su concierto en el Teatro Real el 7 de diciembre. Allí aplaudirán sus grandes éxitos como «Voy a perder la cabeza por tu amor», «Sabor a mí» o «Enséñame a querer». Resucitando boleros el año no puede tener mejor comienzo. Quizá acabe cantado dando un repaso a la comidilla de esos días. Está referida a María Teresa Campos y la faena hecha por quien fue su criada de confianza durante quince años. Lo precisa cualquiera –Teresa, Carmen, Terelu– del trío familiar. Bate récords con la secretaria Sonsoles a su lado treinta años y Gustavo, el chófer, mas de veinte.

María –que así se llama la fámula– cogió unos días de vacaciones a primeros de septiembre. Pero no les advirtió que se iba a Perú, donde el viaje no da tiempo para más. Silenció lo que era más escapada que ocio. Pasó el tiempo, corrían las semanas y no volvió hasta que reapareció súbitamente, surgió de repente intentando reingresar al amparo de la familia tan televisiva. Ni la miraron. Y cuidado que siempre decía elogiadora «¡Teresa era para ella una segunda madre!» y que la matriarca le estaba agradecida por haberle descubierto el principio del ictus que padeció en un año patético. No quisieron saber nada de ella y ahora la presentan en las tardes marbelleras como ejemplo de informalidad y prepotencia: porque para colmo de cachondeo y burla ha presentado una querella reclamando l0.000 euros por haber sido despedida según ella «de manera improcedente». Totalmente de chiste.