Actualidad

El Cordobés y el salto de la rana de ida y vuelta

El diestro, con tanto desparpajo y una sonrisa con más dientes que las teclas blancas de un piano, generó controversia, ya que para unos era un fanfarrón y para otros toda una figura.