MENÚ
jueves 20 septiembre 2018
01:58
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

El Gran Duque Miguel Alejandrovich de Rusia y Natalia Sergueievna

  • El hijo del gran duque Miguel y de Natalia recibió el título de conde Brásov
    El hijo del gran duque Miguel y de Natalia recibió el título de conde Brásov

Tiempo de lectura 4 min.

31 de agosto de 2018. 15:21h

Comentada
Amadeo-Martín Rey y Cabieses- Doctor en Historia.  30/8/2018

Muchos de los kilómetros recorridos por los príncipes europeos se han debido a viajes de placer o descanso, indicados por sus médicos o efectuados motu proprio. El hacerlos con la tranquilidad que el incógnito permite era algo codiciado por muchos de ellos. En cierta ocasión, el gran duque Miguel Alejandrovich de Rusia, familiarmente llamado «Misha», aunque su hermana Olga le llamaba «Remolón», hermano del emperador Nicolás II, le pidió a éste poder viajar a Italia de incógnito. Le justificó la petición diciéndole: «Nunca en mi vida he podido viajar con toda independencia y libertad, y así todos mis viajes han sido poco útiles y no me han dado placer, y creo que si pudiera organizar un viaje a mi gusto e ir donde deseara me daría auténtico placer». En el otoño de 1911 el gran duque Miguel manifestó que en su próximo viaje al extranjero no necesitaría que lo acompañasen los edecanes Nikolai Wrangel y el capitán Mordvinov. El gran duque y su esposa morganática Natalia Sergueievna Cheremetievskaia viajarían en privado como conde y madame Brásov. Miguel estuvo a punto de casarse con la princesa Beatriz de Sajonia-Coburgo-Gotha, a la que llamaba «Sima», pero no pudieron hacerlo al ser primos hermanos y prohibir la iglesia ortodoxa ese tipo de matrimonios. Quiso casar luego con Aleksandra Kosikóvskaya, llamada «Dina», dama de compañía de su hermana Olga, pero también falló en el intento.

El 13 de noviembre de 1910, 16 semanas después del nacimiento de su hijo Jorge y casi 8 después del bautizo, Nicolás II emitió un manifiesto donde el niño, hijo del gran duque Miguel y de Natalia, recibió el nombre de Jorge Mijailovich con el apellido y título de conde Brásov. Se reconocía así que era hijo del gran duque Miguel pues el apellido Brásov se tomaba de la finca de Miguel en Brásovo y era el mismo que él usaba de incógnito.

LA CAMARADA BRASOVA

Natalia era conocida, especialmente después de la guerra, como condesa Brásova, convertido así en un título de cortesía aceptado por la sociedad, por sus amistades y por ella misma, pues en su casa de Knebworth House, cerca de Londres, hizo imprimir membretes con sus iniciales NB debajo de una corona. Los propios alemanes la llamaban «Gräfin von Brassoff» y como tal le emitieron un pasaporte. Natalia recibió el título de princesa en 1928 y siete años después sería «Su Alteza Serenísima la princesa Romanovskaya–Brásova», mientras que Jorge, su hijo, sería el príncipe Brasov. Miguel fue emperador y autócrata de Todas las Rusias brevemente, después de la abdicación de su hermano Nicolás II el 15 de marzo de 1917. Al día siguiente firmó un manifiesto declarando que no asumiría la posición de emperador hasta que la cámara de representantes decidiera la continuación de la monarquía. En aquella época de persecución Miguel escribía a su mujer, por seguridad, poniendo en el sobre sus iniciales, precedidas del igualitario «camarada»: «A la camarada Nathalie Sergeyevna Brasova» del camarada MAR, es decir, Miguel Alejandrovich Romanov. Ella, que era hija del príncipe Sergueï Alexandrovich Cheremetievski y de Yulia Viatcheslavovna Swentizky, enviudó tras un tiro en la cabeza a su marido. Los alemanes le dieron un pasaporte para entrar en Ucrania.
El documento, preparado por el consulado general ucraniano
en Petrogrado, controlado por los alemanes, fue emitido a nombre de «Frau Tania Klenow» el 1 de octubre de 1918 y con el nº 4594. La fotografía mostraba a Natasha con toca blanca de monja enfermera. Como no se atrevía a aventurarse en las calles, tuvieron que llevar el disfraz de monja a su escondrijo y tomarle la fotografía allí. Al parecer, los alemanes también contribuyeron a trasladar a Tata, hija del primer matrimonio de Natasha, de Rusia a Ucrania. Ella viajó con un pasaporte falso extendido
a su nombre verdadero, Natalia Marmontov.

SU CARÁCTER
Miguel era un hombre resuelto que no dudó en contraer matrimonio morganático con la mujer que amaba a sabiendas de que su sucesión nacería sin derechos al trono imperial ruso, aunque su hijo Jorge Brásov fue legitimado por decreto imperial de marzo de 1915. Fue un valiente militar cuyos soldados le llamaban «Dzhigit Misha», es decir, nuestro jinete caucásico Miguel, y cuyo arrojo en el combate le valió la Cruz de San Jorge, máxima condecoración militar rusa, así como la Orden de San Vladimiro tras la llamada Ofensiva Brusílov, donde se distinguió de manera notable. Fue cobardemente asesinado como tantos otro príncipes de la familia imperial y de la nobleza rusa.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs